A viviendas pequeñas, espacios públicos grandes

La dinámica social actual ha hecho que vivamos en lugares más pequeños y encerrados. ¿Cómo remediarlo?

María Elena Torres Pérez, investigadora de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) aseguró durante su participación en el Primer Congreso Internacional La vivienda y su espacio interior que la reducción de los espacios de vivienda debería compensarse con espacios públicos más amplios.

Aunque es una declaración que, por sentido común, debería ser un hecho y las casas son cada vez más pequeñas por el estilo de vida moderno, hay algunos casos exagerados donde no se prevén espacios ni para tender la ropa, mucho menos para plantar un árbol.

Sabemos que ciertos espacios han cambiado por necesidad, como que el comedor sea sustituido por una barra, que los refrigeradores sean más grandes porque la mayoría de lo que comemos no es del día y que la gente prefiera un cajón de estacionamiento que un jardín. Las viviendas se han reducido a tal grado de ser, como yo las llamo, casi cajas de cereal con todos los servicios.

En algunas partes del país tenemos complejos habitacionales de hasta 80,000 habitantes; esto equivale a una cabecera municipal. Ese no es el problema, sino que la inadecuada planeación provoca que se tenga un solo acceso a la ciudad, cediendo el paso del camellón, deforestando y obligando a la gente a que actúe casi mecánicamente.

Los estilos de vida están cambiando, los niños prefieren jugar videojuegos a salir al parque a correr, los grandes prefieren pagar un gimnasio que ir en bicicleta al trabajo; pero creo que si vas a invertir en una vivienda para pasar el resto de tus días, toma en cuenta los espacios públicos que esta te ofrece, parques, áreas de esparcimiento, áreas deportivas, circulaciones y espacios peatonales.

Fuentes: Cifras tomadas de Obrasweb