El lado verde de la petroquímica está en Coatzacoalcos

Entre torres industriales y calderas, la naturaleza aún se procura y vive gracias a la industria petroquímica en Veracruz, México.

La ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz, es un importante puerto comercial y aloja algunos de los complejos de PEMEX Petroquímica más grandes del país. Cangrejera es uno de los más grandes y con 10 plantas productoras en funcionamiento de las 20 que alguna vez existieron, su aportación de contaminantes al ambiente es considerable más no pasa por alto.

Ante esta problemática, surgió un proyecto de conservación de flora y fauna hace ya 20 años. Hoy la Reserva Ecológica Cangrejera es una realidad que en 4 hectáreas de terreno da hogar a varias especies naturales de la región que contrasta por completo con las torres industriales y calderas que se observan de fondo.

El encargado de la Unidad de Manejo Ambiental (UMA) Reserva Ecológica Cangrejera, Biólogo José Ramón Vicente Facio me cuenta cómo funciona la reserva bajo la dirección del Superintendente de Protección Ambiental del complejo, el Biólogo José Luis Paredes Plaza.

Esta reserva es hogar de dos especies de plantas endémicas del sureste mexicano que están amenazadas principalmente por la destrucción de su hábitat: la Ceratozamia mexicana y el Dión. El Dión es una planta endémica de la costa este de México y es especial porque es una de las plantas con semillas más antiguas del mundo pues existían desde antes de los dinosaurios.

Otras dos especies que se protegen en esta reserva son la Zamia y el Bari, que comparten suelo con vegetación propia de los bosques húmedos y tropicales de la región y algunas otras que ya se han adaptado a nuestro suelo como la palma viajera.

La laguna artificial que se construyó para dar hogar a dos lagartos de pantano y mojarras tilapia tiene una isla que alberga 4 monos araña que juegan mientras algunas aves de la región como la Gallineta la recorren en busca de alimento en las orillas.

monos660x550-1.jpg

Anteriormente compartían la isla 6 monos araña, desgraciadamente en los alrededores del complejo deambulan varios perros callejeros que, en busca de comida, cruzaron nadando la laguna y atacaron a los monos de mayor edad quienes salieron en defensa de los más jóvenes de la familia y murieron, cuenta Vicente Facio.

Hay un bello fenómeno que sucede de marzo a septiembre en este lugar. Cientos de aves migratorias como garzas y patos buzos llegan a establecerse en las orillas de la laguna. Es un espectáculo único pues se puede ver a las crías rondando el lugar y el paisaje pintado de blanco y negro.

En otra área del terreno se resguardan 12 venados cola blanca y 17 pavo reales. Ambas especies han logrado reproducirse con éxito en la reserva y la población va en aumento.

pavovenados660x550.jpg

También se ha construido un vivero que protege tres tipos de tortugas: 3 lomos, tortuga pintada y pochitoque. Todas son muy comunes en el sureste, sin embargo son amenazadas por el hombre ya que son muy populares en la cocina local.

Especialmente la tortuga 3 lomos y el pochitoque, se encuentran en peligro porque los métodos de cacería son brutales. Para buscarlas se incendian los manglares y se les arroja al agua hirviendo para matarlas por lo que su muerte es larga y dolorosa.

La dieta de los animales que viven en esta reserva la provee una empresa que con la ayuda de médicos veterinarios determinan los alimentos más adecuados para cada especie.

Los monos comen una mezcla de frutas y verduras que complementan con alimento para perro por las proteínas que aportan. Los venados se alimentan de alfalfa, alimento para ganado y melaza, los pavos de alimento para aves y algunos insectos.

Si bien la industria petroquímica en el país es uno de los principales productores de gases de efecto invernadero y otros contaminantes del ambiente, lo menos que puede hacer es procurar a las especies que habitan en la región por medio de reservas de este tipo.

Gracias a un gran presupuesto para la conservación y tratamiento de aguas, lugares como la Reserva Ecológica Cangrejera pueden servir de hogar para varias especies y un ejemplo para concientizar a los visitantes del complejo sobre la importancia de la conservación de la vida y el medio ambiente.

Fuente: José Ramón Vicente Facio, encargado de la UMA Reserva Ecológica Cangrejera.