México debe rendir cuentas por desarrollos turísticos

El gobierno mexicano debe informar a la Comisión para la Cooperación Ambiental sobre el incumplimiento de la legislación ambiental para la autorización de proyectos turísticos en el Golfo de California.

Uno de los pocos beneficios que trajo consigo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) fue el establecimiento de la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA). La CCA surge a raíz de la firma del Acuerdo de Cooperación Ambiental de América del Norte (ACAAN), teniendo como objetivo apoyar la cooperación entre los Estados Unidos, Canadá y México en la atención de los asuntos ambientales de preocupación común.

Es en este contexto que en abril pasado, 11 organizaciones locales e internacionales, encabezadas por la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA) y Earthjustice presentaron una petición contra México. En ella, denunciaron la violación sistemática de la legislación ambiental mexicana por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Como ejemplo de esta actuación, presentaron cuatro proyectos turísticos avalados en el Golfo de California que violan las normas sobre evaluación de impacto ambiental, protección de especies en peligro y conservación de ecosistemas costeros. Estos proyectos ponen en riesgo ecosistemas frágiles como humedales, manglares y arrecifes de coral.

La petición fue admitida por la CCA, requiriendo al gobierno mexicano que explique sus actuaciones. En específico, solicitó que explique como se aplican las resoluciones y recomendaciones de la Convención Ramsar sobre la protección de humedales de importancia internacional. Asimismo, debe explicar porque las evaluaciones de impacto ambiental no se han realizado de forma apropiada y tomando en cuenta la vulnerabilidad de los ecosistemas.

Otro aspecto por el que México debe rendir cuentas es por su abuso de discrecionalidad al considerar opiniones técnicas de sus propios organismos especializados, como sucedió en el caso de Playa Espíritu. En éste, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) opinó que el proyecto carecía de viabilidad ambiental pero aún así fue autorizado, comentó Eduardo Nájera, director de COSTASALVAJE.

Los peticionarios hicieron un llamado a la nueva administración de la Semarnat para que no cometan los errores que sus antecesores y realicen evaluaciones de impacto ambiental transparentes y sin arbitrariedades, sobre si se pone en peligro a humedales de importancia prioritaria internacional como Cabo Pulmo, Marismas Nacionales y Bahía de la Paz

Una vez que México conteste estos cuestionamientos a más tardar el 8 de enero de 2014, la CCA debe realizar una investigación detallada sobre los hechos. Con ello, se debería llamar a México para que aplique las medidas de protección ambiental adecuada y niegue las autorizaciones para desarrollos  que pongan en peligro los ecosistemas costeros.

Fuente: Gobierno de México debe rendir cuentas ante organismo internacional por la autorización de infraestructura turística en el Golfo de California (AIDA)