Proyecto Tamar, la reserva de tortugas de Praia do Forte

Si juntas una playa increíble junto a un proyecto de conservación exitoso, educativo y cercano a la gente, generas un pedazo de paraíso. Afortunadamente, existe y está en Brasil.

Praia do Forte es una de las playas más lindas y visitadas de Brasil. Se caracteriza por ser el estereotipo de paraje que busca cualquier citadino aburrido del asfalto: aguas cristalinas, arenas blancas, varias líneas de palmeras frente al mar y lindos bares, hechos para disfrutar de la jornada. Pero además esta localidad cuenta con un interesante proyecto de protección animal que vale la pena conocer y suma totalmente como valor agregado.

Proyecto Tamar es una organización sin fines de lucro que juega un papel muy importante en el cuidado y conservación de diferentes especies de tortugas de mar (4 de las 7 especies de tortugas marinas más amenazadas del mundo) y que se ha extendido a otros animales marinos, como rayas y tiburones.

Esta iniciativa comenzó en la década del ochenta, cuando algunos estudiantes se centraron en terminar con el maltrato de algunas personas con las tortugas en las playas de Brasil. De esta forma, se desarrolló el proyecto que realiza estudios sobre la protección y reproducción de estos animales.

dnk09c1552660x550.jpg

El centro, ubicado en Praia do Forte, es la Sede Nacional  y cuenta con el monitoreo de 30 kilómetros de playa, asegurando la protección de las crías de cuatro especies diferentes de tortugas.

Es un paseo que realmente vale la pena y tiene una duración aproximada de dos horas. Al llegar a la zona, caminas hasta el fondo de la calle que tiene tiendas y restaurantes, además de carritos de comida en los que puedes disfrutar de una gran variedad de platos al paso increíbles, como el acarajé, que es un bollo con judías y camarones, frito en aceite de palma y bendecido con salsas hechas por manos sagradas, que pueden ser de pimienta o vatapá.

Luego puedes entrar al centro de visitantes de la reserva, donde te encontrarás con el acuario, tendrás acceso a los tanques donde todos los animales están muy bien cuidados y podrás ver el museo abierto, además de las salas con videos y exhibiciones fotográficas. Y lo mejor: si lo visitas durante enero o febrero, podrás ser el afortunado escolta de tortugas recién nacidas hasta la orilla del mar.

Si visitas Brasil, sin duda debes conocer este lugar en el que podrás vivir la experiencia de pasar un hermoso momento junto a las tortugas en un ambiente natural inolvidable.