Propuesta social para una nueva Ley Minera en México

Organizaciones de la sociedad civil y comunidades afectadas por la actividad minera proponen una nueva Ley Minera en México.

Cuando nacen movimientos sociales en contra de algún megaproyecto o actividad económica, es común que los gobiernos y quienes los promueven los desestimen por “ir en contra del progreso” y por “sólo quejarse y no proponer una solución alternativa”. Pero en esta ocasión, los afectados por la minería en México han ido un paso más allá.

Durante dos años de distintas actividades – como foros, conferencias, talleres, y conferencias de prensa – movimientos sociales y comunidades han compartido y reflexionado su experiencia frente a la minería. El despojo de sus tierras, bosques, aguas, sitios sagrados, paz, y en general, su vida digna ha sido la consecuencia de esta actividad.

Pero la principal razón por la que se ha permitido esta situación es que existen leyes que benefician a las empresas mineras, pasando por encima de los pueblos.

Partiendo de su experiencia y tomando en cuenta los derechos humanos reconocidos a nivel nacional e internacional, el pasado jueves organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales presentaron una propuesta de nueva Ley Minera, cuyos aspectos principales son los siguientes:

1. La minería debe dejar de ser una actividad económica preferente.

2. Se debe garantizar la participación vinculante de la sociedad para la toma de decisiones, ya sea a través de la consulta previa, libre e informada para las pueblos originarios, o a través de mecanismos de participación ciudadana para el resto de la población.

3. La creación e implementación de una licencia social para las concesiones de exploración, explotación y beneficio minero y sus prórrogas, entre otros.

4. El establecimiento de reglas específicas sobre los derechos de los pueblos y comunidades indígenas, incluyendo el derecho de acceso preferente a los recursos naturales dentro de sus territorios.

5. La separación entre concesiones para la exploración y la explotación, asó como su duración máxima de 20 años.

6. El establecimiento de supuestos en los cuales se prohíba la minería, incluyendo lugares como áreas naturales protegidas, monumentos históricos, y áreas estratégicas para los pueblos; y circunstancias como la explotación a cielo abierto o por tumbe y rellenos, en pocitos de carbón, con la utilización de sustancias nocivas para la salud y el medio ambiente.

7. Ampliar y darle transparencia a la información que deben entregar las empresas mineras al Estado.

8. La introducción del cobro de regalías para la minería, por el valor del volumen de minerales producidos, diferenciando entre minería artesanal, pequeña, mediana y a gran escala.

9. El fortalecimiento del sistema de inspecciones durante la operación de las minera en el que se incluya a la sociedad, así como los mecanismos preventivos y las sanciones en caso de violaciones a la Ley.

Esta propuesta ya se presentó ante la Cámara de Senadores, pero ha sido ignorada hasta el momento. Por lo que se va a continuar dándole difusión y realizando actividades para presionar a las autoridades legislativas a analizarla.

Fuente: OSC se pronuncia a favor de una nueva Ley Minera desde los pueblos y los Movimientos Sociales (Cencos)