Proyecto Octopus retiró estudio de impacto ambiental sobre gaseoducto

Comunidades de Bulnes, Penco, Tomé y Talcahuano agrupadas en la Coordinadora Intercomunal realizaron la siguiente declaración pública que manifiesta que esta operación les da la razón de pensar que el proyecto es inviable.

La empresa Australis Power retiró el estudio de impacto del Servicio de Evaluación Ambiental, respecto al terminal marítimo de regasificación conocido como  Proyecto Octopus, que han pretendido instalar en Lirquén.

Es por esto que las comunidades de Bulnes, Penco, Tomé y Talcahuano agrupadas en la Coordinadora Intercomunal realizaron la siguiente declaración pública que manifiesta que esta operación les da la razón de pensar que el proyecto es inviable y con un proyecto de pre-factibidad mal confeccionado y con muestras evidentes de que el estudio es negligente en materias ambientales.

Si consideramos que el Subsecretario de Medio Ambiente critica duramente la calidad de informes de impacto ambiental presentados por las empresas, por ser en su mayoría obra y gracia del “copy-paste”, vemos que es un imperativo apostar por el Referendum Vinculante, y no sólo un estudio mandado a hacer a la medida o la simple consulta pública, sino que la deliberación popular para decidir cuál es la forma de desarrollo y el rédito que las comunidades necesitan en base a sus capacidades productivas.

DECLARACIÓN PÚBLICA

Que esta maniobra de la empresa nos da la razón con respecto a la inviabilidad del proyecto, materializada en la escalada de acciones irregulares por parte de Australis Power, como el retiro del Estudio de Impacto Ambiental a menos de una semana en su primer ingreso, la deficiente línea de base del estudio, la nula participación de las comunidades, entre muchos otros aspectos. En ese sentido, creemos que ésta constituye una de las batallas ganadas, de muchas otras más que vamos a dar para ganar la guerra, victoria que atribuimos a las comunidades conscientes que se han organizado en defensa de sus territorios.

Sin embargo, el retiro del proyecto también demuestra lo poco que le interesa a las institucionalidad ambiental la opinión de los territorios implicados, dependiendo comunidades completas de los tiempos que imponen las empresas, con una participación ciudadana que no es vinculante, una votación de concesión marítima irregular, el fraccionamiento del conjunto del proyecto, entre muchas otras debilidades que tiene la legislación ambiental hacia nosotros, poniéndonos en una desigualdad jurídica con respecto a las facilidades que entrega a las industrias energéticas.

En base a estos argumentos también emplazamos a todas las autoridades recientemente electas que utilizaron las consignas en contra de Octopus como parte de su campaña, a que se manifiesten públicamente y se comprometan concretamente junto a las autoridades locales a frenar este proyecto, ya que de no ser por la oposición de las comunidades probablemente el estudio hubiera sido aprobado acorde a los tiempos que la empresa se impuso. Pero nuestra movilización por los más diversos medios ha podido retrasar este proceso, por lo que utilizaremos todas las formas institucionales para frenar su avance pero en ningún caso confiaremos en estos medios. Sólo confiaremos en la movilización y organización ya que es la que nos ha dado los frutos que hoy cosechamos, donde un proyecto en proceso de evaluación pasó a ser tan sólo la idea de un pequeño grupo de empresarios.

A pesar de este triunfo entendemos que esta retirada implica una nueva arremetida de la empresa en el futuro, por lo que no bajaremos los brazos hasta que renuncien a la idea de querer instalar más industria energética en nuestra región. Pensamos que no importa la forma en que lo presenten, para nosotros nunca va a ser viable este proyecto ya que sólo traerá muerte. Muerte a nuestras fuentes laborales, muerte a nuestro medio ambiente y la salud de las personas, muerte a nuestra cultura, lo que en la actualidad nos permite definirnos como defensores de la vida. Por lo que el llamado que hacemos a la comunidad de la Octava Región es a acercarse a las organizaciones comunales y a seguir juntando más fuerzas para continuar defendiendo el mar y la tierra de nuestra región.

Coordinadora Penco-Lirquén
Coordinadora Comunal de Tomé
Comité Bulnes Sin Termoeléctricas
Coordinadora Comunal de Talcahuano

gaseoducto.jpg