Cobre en el agua acelera el desarrollo de células cancerígenas

Científicos suizos descubrieron que los tumores se “alimentan” de cobre, que está presente en el agua potable.

Científicos de Suiza descubrieron que el cobre presente en el agua acelera el crecimiento de tumores en ratones con cáncer, pero que el mineral no produce cáncer, ya que los ratones con buena salud expuestos al cobre no presentaron cambios.

“Nuestra mayor sorpresa fue constatar que añadiendo una pequeña cantidad de cobre al agua potable, acelerábamos el desarrollo de tumores en los ratones, lo que demuestra que este metal es un nutriente esencial para las células cancerosas”, explicó la autora principal del estudio, Seiko Ishida.

En palabras simples, los tumores se alimentan de cobre, por lo que, según los expertos, si se pudieran limitar las dos maneras en que las células producen energía en forma de ATP (respiración y glucólisis) sería posible hacer “morir de hambre” a las células cancerígenas.

La forma más eficaz de conseguir energía para una célula es por respiración, proceso con el que la célula almacena la energía en una molécula llamada ATP y que necesita de una enzima que se activa con el cobre.

Es por eso que los científicos comprobaron que un menor aporte de cobre obstaculiza el proceso de respiración, , y que las células cancerosas compensaban esta falta de energía con el proceso de la glucólisis, lo que mantenía los niveles de ATP más bajos y paraba el crecimiento de los tumores.

Fuente: Estudio demuestra que el cobre acelera el desarrollo de células cancerígenas