Marcha pacífica contra la minería en Tetela de Ocampo

En este pueblo mexicano se libra una batalla dura contra la minería, que pondría en riesgo a manantiales y ríos.

La gente de Tetela de Ocampo (Puebla, México) salió a las calles este fin de semana para mostrar su repudio a la llegada de las mineras a la ciudad. Más de cuatro mil personas marcharon a paso firme para evitar que las compañías hagan explotación del suelo en su tierra.

Hace unos días hablábamos de la entrada de las mineras Espejero y Frisco, propiedad del magnate Carlos Slim, a la población de Tetela de Ocampo. El primero en oponerse fue el alcalde, quien dijo que no otorgaría permisos mientras durara su gestión, a la cual le quedan sólo cuatro meses.

La Secretaría del Medio Ambiente (Semarnat) a nivel federal otorgó el permiso a las mineras para hacer búsqueda de oro. Sin embargo, la administración local ha puesto resistencia, junto con las organizaciones de la ciudad. Una muestra es esta marcha pacífica para marcarle un alto a las empresas, con el apoyo de gente de localidades cercanas como Olintla, Ixtacamaxtitlan, Cuetzalan, Cuautempan, Jonotla, Zapotitlán, Xochiapán y la ciudad de Puebla.

Quieren el agua de los ríos, y para esto ya empezaron a privatizar el agua en la ciudad de Puebla, y han anunciado la privatización (del agua) en varios municipios. “Si nos quitan las montañas, si nos quitan el agua, lo único que nos queda es defender la vida y la salud de nuestras familias, dijo Germán Romero, de la asociación Tetela Hacia el Futuro.

La protesta es relevante porque las mineras pretenden hacer una mina de oro y otra de plata a cielo abierto, con el permiso de la Semarnat. Sin embargo, el riesgo de contaminación es muy alto en la zona, donde brotan los manantiales que surten al río Papaloteno, que se conecta con los ríos Zempoala y Tecolutla.

La noticia positiva es que la Semarnat autorizó los permisos siempre y cuando se hiciera una consulta popular, por lo que la movilización está motivando a las personas a decirle no a la minería en Tetela. La lucha continúa y, esperemos, termine por decantarse a favor del medio ambiente.

Fuente: Sexenio Puebla