Suspenden permisos al maíz transgénico

En México, un juez suspendió los permisos de liberación de maíz transgénico, ante una demanda realizada por 53 personas y 20 asociaciones que buscan un maíz libre.

Monsanto, Pionner, Dow AgroSciences y todas esas empresas que manejan maíz transgénico han topado con pared ante una nueva resolución. De acuerdo con el juzgado décimo de distrito en materia civil, en Distrito Federal, se determinó suspender los permisos de la liberación comercial de maíz modificado genéticamente en México. 

Todo comenzó con un juicio promovido por 53 personas y 20 asociaciones civiles, que buscan la suspensión de estos permisos. Entre los demandados se encuentran dependencias del gobierno como la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), además de empresas como Monsanto.

En entrevista en el programa de Carmen Aristegui, el investigador Antonio Turrent Fernández resaltó la importancia del caso, siendo prioritario detener la liberación del maíz transgénico. Recordemos que su material genético puede contaminar al resto del maíz, por medio de la polinización natural.

Resulta importante aclarar que el ADN es propiedad de la empresa que lo creó; son organismos registrados y con patente. Si alguna empresa detecta el material genético en el cultivo de un particular, puede tomarlo como su propiedad y reclamar regalías sobre la producción. Esto lo hemos visto en otros países, con granjeros que lo han perdido todo ante el poder de aquellos que están jugando con ser Dios.

La demanda es encabezada por Adelita San Vicente Tello, directora de Fundación Semillas, quien señala que esta suspensión abrirá el debate para llegar al fondo del conflicto. “El juez dice suspéndase todo lo que está en curso”. También señala que si México es el principal consumidor de maíz, es prioritario tratar este tema, considerar si realmente necesita un nuevo maíz o realmente se apuesta al transgénico por el interés de unos cuantos.

En Europa, por ejemplo, se ha vetado el uso de transgénicos para consumo humano. Son más conscientes de las consecuencias de consumir estos organismos genéticamente modificados, que afecta a la salud, a la agricultura tradicional, a los derechos de aquellos trabajadores de la tierra.

Cabe resaltar que el juez suspendió sólo la liberación comercial de maíz. Falta ver que pasa con todas esas solicitudes, las ya otorgadas y las que están en proceso, que piden la liberación experimental o piloto de los organismos genéticamente modificados. Esperemos que, de una vez por todas, se trate el tema y se defienda el maíz mexicano. Después de todo sin maíz, no hay país.

Fuente: emeequis

FotoArchivo de Proyectos (Flickr) / (cc) by-nc-sa