Esperan nuevo estudio ambiental de la Autopista Urbana Oriente

La nueva manifestación de impacto ambiental deberá ampliar las acciones de mitigación y compensación que propone la concesionaria.

Después de una primera entrega que resultó rechazada , la empresa Concesionaria Autopista Urbana Oriente (AUO) solicitó a la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) del Distrito Federal una prórroga para presentar la nueva Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de la obra. ¿Será que con este nuevo estudio aprobarán la obra?

En su primera entrega, el estudio fue rechazado por Sedema al considerarse un análisis incompleto sobre el impacto ambiental de la vialidad de pago; el documento carecía de detalle sobre las afectaciones que esta gran obra produciría en caso de ser aprobada para su construcción y operación.

De acuerdo con ambientalistas y académicos, preocupados por la creación de este proyecto, el trazo de la Autopista Urbana Oriente afectaría áreas verdes y una zona de humedales de gran importancia para la ciudad. Sin embargo, la empresa que está a cargo de la obra falla al reconocer el impacto ambiental de esta supervía.

Tanya Müller García, secretaria de Medio Ambiente del DF, aceptó la extensión de la entrega que originalmente sería el 30 de septiembre. Ahora la empresa tiene como fecha límite hasta antes del próximo martes 15 de octubre. Dos semanas más para entregar un documento con suficiente detalle para evaluar su impacto ambiental.

¿Será que logren la aprobación? Sabemos como se dan las cosas en México Mágico, así de la nada. En este caso recordemos que con la primera MIA Müller aseguró que no era necesario rehacer el documento; que encontró “elementos técnicos suficientes”. La resolución se daría a finales de agosto pero no fue así.

Después de que la Comisión de Derechos Humanos (CDHDF) realizara el foro Autopista Urbana Oriente y sus consecuencias en Xochimilco, Müller solicitó una nueva MIA con ampliación en las acciones de mitigación y compensación que propone la concesionaria.

Una vez entregado el nuevo estudio a la Dirección de Impacto Ambiental de la Sedema, se realizará una consulta pública, para después determinar si se concede o rechaza el proyecto en materia ambiental.

Por su parte, Alfredo Hernández, secretario de Obras y Servicios del Distrito Federal, aseguró que el proyecto se apega a la normativa ambiental. Añade, además, que en dado caso que la nueva MIA determine afectaciones a la zona de humedales de Xochimilco, se modificará el trazo del AUO. Su objetivo será encontrar un equilibrio para no generar daños ambientales.

Quedan tan sólo unos 5 días para la entrega del nuevo documento. Tuvieron tiempo suficiente para que los interesados entreguen el mejor reporte de impacto ambiental. No sólo tendrán que convencer a Sedema; falta una consulta pública a la cual tendremos que estar muy atentos.

Fuente: La Jornada

Foto: Andador