México necesita diversificar sus fuentes de energía

En reunión del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República se destaca la necesita una diversidad en fuentes de energía para garantizar su seguridad energética.

En estas últimas semanas, en que el Gobierno Federal ha entregado sus propuestas de Reforma Energética y Reforma Fiscal, se ha prestado especial atención al uso de energías en México. Desde los tiempos de la expropiación petrolera, los mexicanos nos volvimos dependientes de los combustibles fósiles — por necesidad o ideología, da igual —. Lo importante es reconocer que nuestro país necesita una diversidad en fuentes de energía para garantizar su seguridad energética.

Esa fue la conclusión a la que llegó el Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República, en su última reunión. En ella se dieron cita las comisiones de Ciencias y Tecnología y de Energía del Senado de la República. La reunión incluyó la participación de científicos, académicos y expertos en el área, con el motivo principal de definir dónde se encuentra ubicado México en la materia.

Más allá de plantear alguna novedad, se mencionó lo que ya sabemos. México está considerado entre las economías más importantes en reservas de petróleo; son 75 años de darle prioridad  a este combustible fósil, reforzando la idea de que “es de la nación” y hay que aprovecharlo. Esta visión ha provocado que el país de la espalda a otras alternativas, nuevas fuentes energéticas que también representan la riqueza de nuestro país.

En la reunión se habló del gas shale, reforzando la Reforma Energética propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto; una alternativa que, más que beneficiarnos, puede traer graves consecuencias, como la contaminación de suelos y agua, entre otras más profundas. Salió a colación  la energía nuclear, como un factor importante a considerar para el desarrollo de nuestro país; claro, sin pensar en el impacto ambiental que esto podría dejar.

El Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República hace especial énfasis a la necesidad de diversificar fuentes de energía para que se pueda lograr una reforma energética. Esto iría de la mano con la implementación de políticas sociales para el ahorro energético. Por supuesto que para ello se debe considerar el uso de energías sustentables, desarrollando la tecnología para que sea viable en el país.

Se habla de gas shale y energía nuclear. Se considera la energía solar y la eólica, que poco a poco se abren paso en territorio mexicano; en especial de la mano de empresas “verdes”. Pero ¿cuándo el país irá a apoyar más a estas y otras propuestas? A esas tecnologías que se desarrollan en las universidades, que se quedan en programas piloto o tocando la puerta a inversionistas para crecer más. Ahí está la clave.

Link: Yahoo! Noticias
Foto: OhWeh (Wikimedia) / (cc) by-sa