Fertilización por CO2 vuelve verdes los desiertos

El aumento en los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera provoca que algunas plantas extraigan, durante el proceso de fotosíntesis, mayor cantidad de carbono y pierdan menos agua, lo que fomenta su producción de hojas en zonas desérticas.

De acuerdo a una investigación australiana, hay una correlación entre este tipo de fertilización y un aumento del 11% en el follaje entre 1982 y 2010, tanto en Australia como en zonas áridas de Norteamérica, Oriente Medio y África. Randall Donohue, uno de los autores del estudio, señaló que “la vegetación nativa de Australia se adapta de una manera increíble para poder sobrevivir en ambientes áridos”.

La investigación, a cargo de la Organización para la Investigación Industrial y Científica de la Mancomunidad de Australia (CSIRO) y de la Universidad Nacional Australiana, explica que “esta vegetación de los desiertos, que usa de forma eficiente el agua, parece ser muy sensible a la fertilización por CO2”, proceso que se analizó a través de un modelo matemático que diferenciaba los efectos de otros factores como lluvias, temperatura, cantidad de luz y cambios en el terreno. Para detectar los cambios en la vegetación de zonas áridas se utilizan imágenes satelitales, en particular en los desiertos y sabanas.

“El aumento de CO2 estimula el crecimiento el follaje en países áridos, lo que puede ser una buena noticia para sectores productivos como el agrícola y el forestal. Sin embargo, sus efectos secundarios podrían sentirse en la disponibilidad del agua, el ciclo del carbono, el régimen de incendios y la biodiversidad”, finalizó el científico.

Links:

Fuente: La fertilización por CO2 hace los desiertos ‘más verdes’, según un estudio (Madrimasd.org)