Sofisticados restaurantes venden carne de león en EE.UU

Taco Fusion en Florida y Mokutanya en California comercializan en sus cartas a esta especie protegida, cuestión que no puede ser penalizada porque no es ilegal.

Como el león no es una especie en extinción sino que vulnerable, las leyes estadounidense permiten criarlos en cautiverio para luego sacrificarlos para consumo humano. Y en varias partes se hace. Recuerdo como si fuera hoy una cámara viajera de Don Francisco donde hospedado en una granja en la sabana africana, degustó una parrillada con carne de cocodrilo, león e incluso jirafa.

Es por eso que ya varios restaurantes están ofreciendo en sus exóticas cartas a leones en forma de bistec. Mientras Taco Fusion en Florida, ofrece tacos de león a 35 dólares, el  Mokutanya de California cobra 70 dólares por brochetas del africano felino.

Si nos centramos en la defensa de este animal y no de otros que ya han sido destinados al sacrificio a gran escala de la industria de la carne, estaríamos cayendo en el especismo. Sin embargo hay una cuestión ética de peso al ser una especie vulnerable y algo no menor. El negocio no es sustentable porque se gastas entre cinco y siete kilogramos de carne al día para alimentar a un león en cautiverio. ¿De dónde sale toda esa carne? Un misterio escabroso y difícil de resolver. 

Entendemos que en un sistema como el actual es muy celebrado el emprendimiento y los nuevos negocios. En este contexto, la empresa con sede en Illinois llamada Exotic Meat Market  es reconocida por la venta de carne de león, oso, tiburón, castor, iguana, cebras y otros que se caracterizan por su salvaje existencia.

Por último, un motivo de peso para alguien que le importe un bledo la preservación de estos animales, es que esta carne al no estar dentro de la gran industria, no se somete a los estandares de calidad usuales ya que no habría demasiada fiscalización. Aunque sabemos. Siempre la moda gourmet marca fuertemente el consumo de quienes quieren estar dentro de las tendencias de un paladar vanguardista.

La “movilidad social” generó público para frecuentar pubs en las denominadas “happy hours” en Madagascar, donde se comen como aperitivo nada menos que los Lemures. Algo parecido sucede en China con la sopa de aleta de tiburón que se tomaba en contadas ocasiones, pero que se masificó dado a la creencia que traería poder y solvencia económica.

Por el contrario, en países demasiado pobres, también se comen animales como el elefante en Camerún, donde milicianos toman los parques para cazarlos quedándose con los cuernos y comercializando su carne muy barata lo que provoca la aprobación de la gente.

carnedeleon.jpg

Link: 

Aumenta el consumo de mamíferos en países pobres