A mitad de año ya van 428 rinocerontes acribillados por cazadores furtivos en Sudáfrica

A pesar de que la especie está en peligro de extinción y que se han hecho innumerables campañas para protegerla, no parece quedarle mucho futuro al rinoceronte mientras los asiáticos sigan pagando millones por sus cuernos.

Una alarmante y vergonzosa cifra entregó el ministerio del Medio Ambiente de Sudáfrica que señaló que en lo que va del 2013 ya van 428 rinocerontes asesinados por la caza furtiva. Es primera vez que en estas alturas del año la cifra alcanza los 400, lo que se contradice con toda las supuestas campañas y leyes que castigan duramente la caza de esta especie en peligro de extinción, que ya perdió recientemente  a su pariente más cercano, el rinoceronte negro.

Al menos 267 rinocerontes cayeron en manos de furtivos que ingresaron al Parque Nacional de Kruger (ubicado al noreste de Sudáfrica y que llega hasta una parte de Mozambique). Si bien se capturó a 122 supuestos cazadores no se pudo hacer mucho para darles a todos un castigo ejemplar, como ocurrió con Chumlong Lemtongthai, un Tailandes traficante de cuernos de rinoceronte que fue condenado a 40 años por el Tribunal de Sudáfrica.

El gobierno sudafricano ha declarado en algunos foros Africanos “estar perdiendo la batalla contra los cazadores furtivos y la caza del rinoceronte”. Por esta situación culpa también a sus países vecinos Mozambique y Suazilandia que no han estado a la atura de la situación, al no perseguir y juzgar a los cazadores furtivos.

En Kenia las penas para los cazadores furtivos aumentaron notoriamente y hoy estos arriesgan multas de 120.000 dólares o incluso penas de cárcel que podrían llegar hasta los 15 años.

La caza de rinocerontes se debe a los millones de dólares que circulan para la compra de los cuernos de  que en Asia tienen un gran valor para algunos coleccionistas e inclusos para los supersticiosos que hasta poderes de virilidad le encuentran al cuerno de rinoceronte. China, Tailandia y Vietnam son los países donde más abunda este mercado negro y es por eso que no ha disminuido el número africanos y asiáticos se aventuran a matar a esta especie en extinción. El mundo entero debe poner sus ojos en estas practicas y exigir que los países condenen y castiguen con eficiencia a los inescrupulosos que lucran o pagan por un pedazo de cuerno.

Links:

Fuente: Cazadores furtivos han matado en Sudáfrica a 428 rinocerontes en lo que va de 2013 (La Tercera)