Cómo sobrevivir a un día lluvioso en ropa de oficina

Algunos tips para sobrevivir a los días de lluvia que ya están en temporada en varias ciudades de México.

Estoy segura de que todas las ciudades del mundo se desquician al menos un poco cuando llueve. Como nómada de la República Mexicana, les digo que cada ciudad tiene sus formas particulares de caos cuando llueve. Y aunque es un hecho natural de la vida que lloverá, la verdad es que no queremos que el cielo lo haga cuando tenemos una fiesta planeada o que salir a trabajar. Sería delicioso que sólo lloviera cuando es domingo y puedes estar relajada en tu casa, viendo películas y bien empiernada de esa persona especial.

Pero claro, eso no es posible. De hecho, la mayoría de las veces eso va a ser una fantasía que tendrás mientras ves como llueve desde la ventana de tu oficina y te preguntas cuál será el mejor momento para enfrentarte a la jungla de asfalto, si durante la lluvia, o después de ella. Con o sin sombrilla.

Y un día lluvioso es un reto aún más grande en tacones y ropa de oficina. Lo he vivido, y algunas veces sufrido. Además de que la cosa se complica por seguir siendo peatona. Así que les dejaré algunos truquitos simples para sobrevivir a los días lluviosos, sin perder el estilo.

1. O botas de lluvia o zapatos abiertos
Si el día está nublado y hay una muy fuerte probabilidad de que llueva, lo mejor es elegir zapatos abiertos, que no se echen a perder con el agua, claro está. ¿Por qué? Porque no hay nada más desagradable que caminar con unos zapatos, y calcetines o medias si aplica, mojados. Con los zapatos abiertos puede que se mojen tus pies, pero la sensación incómoda no se compara.

Lo que sí, es que las botas de lluvia las dejaría para los días en que amanece lloviendo. No quieres salir de tu casa con ellas cuando parece que lloverá y luego morirte de calor y vergüenza cuando al final salió el sol. Aunque esto varía de ciudad en ciudad. Por ejemplo, en Monterrey las botas son necesarias en temporada de lluvias, sin ellas la sombrilla no va a importar, mientras que en el Distrito Federal si pueden ser opcionales. Si tienes coche, llévalas contigo por si las necesitas, suertuda.

2. Mentalízate: llegar a casa será problemático
Es un hecho, mientras menos te pelees con la idea, de que en transporte público o en auto el regreso será difícil, menos pesado será. ¿Por qué no hacer un playlist relajante para los días en que llueve demasiado?

3. Sal a divertirte
No puedes dejar de vivir por un poco de lluvia. Si bien es cierto que nos baja un poco el ánimo, eso no quiere decir que no puedes ponerle toda la actitud para hacer la diferencia, ¿no?

4. Equípate
Si bien ya mencionamos las botas de lluvia, hay algunos otros elementos importantes como la sombrilla. Siendo sumamente recomendadas las que son pequeñas y caben en tu bolsa, o las muy estilizadas de estilo burbuja. De hecho, estas reciben un 10 en los días de lluvia porque estando dentro de ellas no importa si la brisa avienta la lluvia de lado, tu planchado seguirá perfecto bajo ella. Además, como su extensión es poca, la convivencia peatonal será menos complicada.

umbrella.jpg

5. Vístete para la ocasión
Como con los zapatos. Quizás no es buena idea para usar ese pantalón largo, o falda pegada que te va a complicar la situación si tienes que correr a algún lado por no traer sombrilla. ¿Qué tal unas elegantes bermudas? Puedes crear un look ejecutivo a prueba del clima.

6. Disfruta
Dicen por ahí que la actitud es lo importante. Hay pequeños placeres que vienen con la lluvia como el olor a tierra mojada, mojarte, y usar esa gabardina elegante. Si le encuentras el lado positivo a las cosas, sufres menos.