Colombia defiende ecosistema frente a inversiones hoteleras

Después de mucho batallar, el presidente Juan Manuel Santos firmó una resolución que prohíbe hoteles dentro de parques nacionales.

En Colombia, el ex presidente Álvaro Uribe, en sus años de mandato, otorgó una licencia para la construcción de un hotel por parte de la prestigiosa cadena hotelera Six Senses y de la familia Dávila en el Parque Natural Tayrona, licencia que el actual presidente Juan Manuel Santos decidió revocar, ya que el proyecto era inviable por problemas ambientales.

El Tayrona es un parque emblemático por diversas razones. Fue la primera área protegida que declaró el país, en 1969. Tiene una extensión de 15.000 hectáreas (12.000 terrestres y 3.000 marinas), y por su facilidad de acceso, lo que lo convierte uno de los parques más visitados por los colombianos.

La cadena hotelera Six Senses obviamente defendió la construcción en el parque nacional, argumentando que es posible ofrecer alojamientos en los parques naturales y al mismo tiempo lograr la conservación y el desarrollo de las comunidades. Sin embargo, el presidente insistió en que cualquier construcción en un parque natural afecta su ecosistema y debe ser evitado.

Esta situación culminó la semana pasada con la firma de una resolución por parte del ministro de Medio ambiente, Juan Gabriel Uribe, y la directora de Parques Nacionales, Julia Miranda, donde se prohíben nuevas infraestructuras hoteleras (con excepción de hamacas y carpas) dentro de parques, pero que se puede construir en los alrededores de estos.

Colombia, el segundo país con más biodiversidad del mundo, decidió defender y conservar su ecosistema antes que aprobar proyectos ecoturísticos que de alguna u otra forma afectan aquellos lugares.

Debemos estar conscientes de que la naturaleza está siendo destruida. La codicia del hombre no le permite ver que el único planeta que tiene para vivir está agonizando cada día más. Los altos mandos de cada país deben tener en cuenta de que la Tierra y muchos de sus habitantes están pidiendo ayuda para que podamos vivir en paz y armonía. Sin embargo, los presidentes, reyes o primeros ministros no siempre escuchan este grito de ayuda. Aunque otras veces, son ellos mismos quienes defienden lo natural.

Links:

Fuente: La guerra por los parques naturales