¿Cómo se logra que una empresa deje de deforestar?

La compañía Asia Pulp and Paper finalmente puso fin a su devastadora práctica en la isla de Sumatra, en Indonesia.

Greenpeace y el Tropical Forest Trust lograron que Asia Pulp and Paper dejara de cortar bosques vírgenes y los convencieron de que ningún tipo de greenwashing los iba a ayudar a ocultar sus mala prácticas.

En la isla indonesia de Sumatra, retroexcavadoras apilan troncos de árboles recién cortados que van a ser transformados en pulpa y papel. Asia Pulp and Paper (APP) es el mayor fabricante de papel de Indonesia y la compañía y sus proveedores operan vastas plantaciones de árboles de acacia que han transformado el paisaje local.

APP tiene ganancias por miles de millones de dólares con la venta de productos a Staples, Disney y otras grandes firmas estadounidenses. Grupos ecologistas han acusado a APP de provocar una deforestación sostenida, destruir el hábitat de los tigres y orangutanes de Sumatra, además de pisotear los derechos de los habitantes cercanos a los bosques.

Asril Amran, jefe de una aldea cercana, dice que las plantaciones de APP han arruinado el medio ambiente local. “En el pasado podíamos ir al bosque y avistar un ciervo. Podíamos ver a las aves”, señala. “Pero ahora, no hay nada, como pueden apreciar. Ningún animal puede subsistir en un bosque de acacias. No podemos protegernos en su sombra. Es caluroso. Es un árbol codicioso, que usa mucha agua”, agrega.

La Rainforest Action Network dice que APP ha convertido un área de selva lluviosa del tamaño del estado de Massachusetts en plantaciones de pulpa de madera. Se estima que la tala de bosques y la quema de turberas que realizó APP arrojó el equivalente a 67 a 86 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera en 2006. Eso deja a APP por delante de las emisiones de 165 países en el período.

Dos años atrás, Greenpeace comenzó su campaña con los principales clientes de Asia Pulp and Paper. Los ambientalistas protestaron en la sede de Mattel en Los Angeles, cuyos envases eran fabricados por APP. En un vídeo, Ken se entera que los empaques de Barbie provocan la deforestación y la deja.

Esta campaña y otras similares funcionaron. Las empresas dejaron de comprar los productos de APP y los beneficios de ésta se desplomaron. Pero APP se quejó de las criticas, las que consideraban injustas cuando la compañía construía escuelas e implementaba programas de conservación en las comunidades locales. Para resolver esta disonancia entre APP y los ambientalistas, la empresa pidió ayuda a Scott Poynton, australiano que dirige Tropical Forest Trust. Poynton le dijo a APP que si continuaban cortando bosques vírgenes, ninguna cantidad de greenwashing, el muy usado lavado verde, los iba a ayudar.

Las tácticas de Greenpeace y el Tropical Forest Trust funcionaron y en febrero de este año, el presidente de Asia Pulp and Paper anunció que la compañía abandonaba la tala de bosques y selva virgen.

Links:

Fuente: Battling Deforestation In Indonesia, One Firm At A Time (NPR)