Kenia aprueba ley para endurecer las penas por la caza furtiva de elefantes y rinocerontes

¡Al fin! cuando ya quedan pocos elefantes y mucho menos rinocerontes, Kenia perdió la paciencia y castigará a los cazadores furtivos con fuertes multas y hasta 15 años de cárcel.

Desde hace cientos de años que los elefantes y rinocerontes son cazados solo para quitarles sus colmillos de marfil y cuernos. El volumen de la caza es tan impresionante que es casi un milagro que estas especies aun sobrevivan, aunque  por desgracia el rinoceronte negro ya se extinguió y tanto el elefante como el rinoceronte común están en peligro de desparecer.

De poco ha servido poner a estos grandes mamíferos en la lista roja de especies amenazadas, de hecho parece ser que está condición a elevado los precios del marfil y cuernos de rinoceronte, un negocio muy tentador para los inescrupulosos. Por esto Kenia aprobó una ley que endurecerá mucho más las sanciones de la caza furtiva.

Informes revelan que solo este año 21 rinocerontes y 117 elefantes fueron cazados en Kenia, las piezas extraídas se venden a un muy buen precio en el mercado negro asiático. Ahora los cazadores furtivos tendrán que pensarlo dos veces antes de cometer este horrendo delito, ya que por la ambición de querer ganarse un fajo de billetes podría pagar multas de 120.000 dólares o incluso arriesgar penas de cárcel que podrían llegar hasta los 15 años. Así lo dictaminó el parlamento keniano la semana pasada.

La ley de caza furtiva endureció bastante pues antes solo se arriesgaban unos $480 dólares y como pena máxima dos años de cárcel. Por esto era necesario poner mano dura, pues las cifras eran alarmantes y la opinión mundial pedía a gritos que el gobierno de Kenia tomara cartas en el asunto.

 “Los elefantes en Kenia se redujeron de 160.000 en 1960 a 16.000 en 1989 y hoy solo hay unos 38.000 elefantes y solo 1,025 rinocerontes”, informó el diputado Chachu Ganya desde el parlamento.

Cabe señalar, que el motivo de frenar estas practicas no es precisamente por un fin animalistas que ablanda el corazón de los políticos, pero el rinoceronte y el elefante son símbolos del territorio y en buena parte responsables del turismo que llega a esta nación, el cual deja importantes sumas de dinero.

Sea como sea es esperanzador que Kenia haga todo lo posible por defender la vida silvestre, tarea que hace rato ya venía anunciando. Esperamos que otros países de África se sigan sumando a defensa de la biodiversidad y pongan mano dura a la caza de animales, sobretodo el sacrificio de aquellos que mueren por banalidades tan pasadas de moda comoun trozo de marfil.

Links:

 

Fuente: Kenya getting tough on poacher, set to increse fines and jail time  (Mongabay)