Nuestras mascotas frente a la tecnología

Los animales que viven con nosotros también deben acostumbrarse a la tecnología que traemos a casa.

Para nosotros la tecnología es algo que usamos día a día, y que ya casi no nos sorprende. Siempre estamos conectados, algunos más que otros, y usamos los teléfonos o computadores como una extensión de nosotros mismos.

Pero no todos en casa reaccionan de la misma manera. Yo tengo dos perros: la Charlott, una boxer y el Pongo, un quiltro pequeño, que claramente no entienden mucho de tecnología. A veces, cuando estoy en el computador, llega el Pongo y salta sobre él y se apoya en el teclado. Claramente no se da cuenta de que lo estoy usando y lo ocupa de almohada. O tal vez sí lo sabe, y sólo quiere que le preste un poco de atención.

Otras veces, estoy escuchando música en el celular, y la pongo a volumen alto, sólo para ver la cara de pregunta que pone la Charlot, que viene a olfatearme sin saber de dónde viene ese ruido.

Como mis perros, hay muchos animales, sobre todo domésticos, que conviven con la tecnología de sus amos. A veces al principio puede que se asusten frente a algo nuevo, pero en poco tiempo lo integran también a su vida, aunque no entiendan lo que sea ni para qué sirve. Puede que para ellos sea una nueva cama, un nuevo juguete o algo muy extraño que de vez en cuando los va a dejar confundidos.

Links: