Los efectos del calentamiento global en la biodiversidad

Cuando el impacto de la pérdida de biodiversidad en los humanos continúa siendo una gran interrogante, es necesario el trabajo en múltiples niveles para determinar la magnitud y alcance de los efectos del calentamiento global.

A pocos días de que el observatorio de Mauna Loa registrara la primera medición de dióxido de carbono (CO2) atmosférico por sobre los 400 ppmv, un informe de la revista Nature Climate Change ponía la alerta sobre lo que podemos esperar de la biodiversidad si el cambio climático continúa y no se toman acciones concretas para mitigarlo.

Rachel Warren, del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático en la Universidad de East Anglia, dirigió un estudio que observó 50.000 especies comunes alrededor del planeta. Los modelos del estudio muestran que más de la mitad (57%±6%) de la flora y un tercio (34%±7%) de la fauna “van a perder un 50% o más debido de su presente variación climática para el 2080”.

¿Qué quiere decir esto?

El estudio asume que si las cosas se calientan más, plantas y animales se moverán a un clima que les acomode más. Estima una serie de parámetros de lo rápido que cada especie puede reubicarse. De esta forma, la reducción a la mitad de una especie no se basa en la simple eliminación de partes de su área de distribución actual que se calientan demasiado, sino que también en una serie de otros factores que se ven influenciados por el cambio climático. Por ejemplo, muchas especies móviles, como las aves, viajaran más rápido a mejores climas, pero el grupo se puede dispersar en muchas direcciones en esta búsqueda, lo que lleva a altas tasas de muertes en aquellos individuos que eligen mal el nuevo hábitat.

El estudio no contempla el impacto directo en las especies debido a la mayor concentración de CO2 o el complejo fenómeno de las enfermedades, especies invasoras o co-dependencia.

Estudio adicional: Métodos complementarios para la valoración de la biodiversidad:una aproximación interdisciplinar

Links:

Fuente: Not too late to reverse dramatic declines in biodiversity (Treehugger)