Pirámide Alimenticia obsoleta frente a nuevos criterios de alimentación saludable

La sustitución de lácteos por agua, la disminución de carbohidratos y carnes rojas son algunos de sus cambios. Seis consejos que despliega la propuesta.

Los expertos en nutrición e investigadores de la Escuela de Harvard de Salud Pública realizaron una guía de alimentación saludable, libre de la presión política y grupos de la industria que podrían verse afectados.  Esta guía, llamada Healthy Eating Plate, podría dejar atrás el modelo de la pirámide alimenticia.

Las indicaciones que nos da la guía en nuestra alimentación diaria son las siguientes:

Llenar la mitad del plato con frutas y verduras. Mientras más variedad y color tenga esta parte, mejor. Sin embargo, las papas (y menos las papas fritas) no cuentan como verdura saludable por su alto contenido en almidón, lo que provoca el mismo efecto de montaña rusa que el azúcar en la sangre. A corto plazo, esto puede llevar a subir de peso, y a largo plazo, problemas como la diabetes tipo 2.

Que un cuarto del plato sean granos enteros. Pueden ser granos de trigo entero, arroz integral, y otros alimentos preparados con ellos. Es mejor elegir los granos menos procesados. El pan blanco, el arroz blanco y otros llamados “granos refinados” tienen casi el mismo efecto que el azúcar en la sangre.

Y lo que queda del plato sea una fuente saludable de proteínas. Prefiere el pescado, pollo, los frijoles y las nueces, ya que contienen nutrientes beneficiosos, como el omega3, ácidos grasos y fibra que hacen mucho bien a nuestro corazón. Y agregar un huevo al día.  Hay que limitar la carne roja y las carnes procesadas, ya que, comer en mucha cantidad y por largo tiempo, aumenta las posibilidades de tener enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 , y cáncer de colon.

Use aceites vegetales saludables. El aceite de oliva, canola, soya, maíz, girasol y maní son los más recomendables para aliñar sus ensaladas. Limite la mantequilla y evite las grasas trans no saludables de los aceites parcialmente hidrogenados.

Bebe agua, café o té. Para acompañar la comida, te puedes servir un vaso de agua o una taza de té o café (con poco o nada de azúcar). Limita la leche y los productos lácteos de una a dos porciones por día como máximo, ya que el consumo elevado se asocia con un mayor riesgo de cáncer de próstata y posiblemente cáncer de ovario. También, no tomes más de un vaso pequeño de jugo al día, ya que es tan alto en azúcar como un refresco azucarado. Evita las bebidas azucaradas, ya que aportan muchas calorías y prácticamente ningún otro nutrientes.

Mantente activo. Junto con la alimentación saludable, esta es la otra mitad del secreto para controlar el peso.

Links: