Humanos son promiscuos por naturaleza

El libro Sex at Down muestra una interesante toría sobre la evolución sexual del humano, su promiscuidad natural y otros temas que fueron explicados por sus autores hace algunas semanas en una TED Talk, Estados Unidos.

En una de las famosas charlas estadounidenses TED (Technology, Entertaiment, Desing) Talk realizada recientemente, el psicólogo y escritor del aclamado libro Sex at Down, Christopher Ryan habló y derribó varios mitos sobre la  evolución humana y la sexualidad. En la ocasión Ryan explicó varios puntos de su libro, el cual realizo con sus esposa Cacilda Jethá.

Según Ryan y Jethá el ser humano es promiscuo desde sus antepasados y todos aquellos que dicen que el humano es monógamo por naturaleza están en un craso error, ya que la evolución demuestra lo contrario.

“Cuando hablamos de promiscuidad, nos referimos a la mezcla y al intercambio que realizaban”, aclaró el psicólogo.

La pareja explica que desde sus primeros inicios el cuerpo del hombre está diseñado para una gran actividad sexual y reproducción, lo cual se hace evidente cuando se mira la proporción testicular. El semen también cumple un rol fundamental, ya que su cantidad y fuerza al salir del pene infiere que el fin no es solo la concepción, sino que ser el semen más fuerte, rápido y abundante para llegar antes  al óvulo que otros semen que estén en el interior, lo cual también sugiere que la hembra tiene relaciones con varios machos. Estas características están en nuestros antepasados primates, pero persisten hasta hoy, aunque la mayoría de las sociedades cree ciegamente en la monogamia.

Un punto importante en el Ted Talk, fue la desmitificación de que el sexo es menos importante para la mujer. Ryan señala que la capacidad que tiene de acumular orgasmos es una clara señal de que busca la repetición del apareamiento, el cual probablemente tendrá que realizarse con un macho que no la haya eyaculado en los últimos minutos.

Los autores cuentan que antes la poligamia se daba de manera más natural en nuestros antepasados, pues esto eran nómades y no habían descubierto la agricultura. Los hombres eran cazadores y las mujeres recolectoras, ambos sexos trabajaban por una tribu en común y no había apropiamientos de una pareja única, pues todo se compartía. Al surgir la agricultura los roles dejaron de ser tan igualitarios, la mujer se estableció para cuidar a los hijos, la casa, los alimentos y el refugio pasaron a tener más valor, ya no había una comunidad tan unida, sino familias, entre ellas había intereses de acumulamiento, estar mejor que el otro, más seguro y el sexo también se volvió más egoísta.

“La agricultura surgió hace unos 10.000 años por lo menos. Los seres humanos anatómicamente modernos han existido desde hace unos 200.000 años “.

Pero nuestros cuerpos siguen muy parecidos ya que esta forma de organizarse es más bien nueva, así que perdonad a los promiscuos.

Otra razón importante para mantener contacto sexual con distintos individuos sería la misma que utiliza el Ratón Ciervo. Al contrario de lo que podrían indicar los contagios vía sexual, Investigadores de UC Berkeley, California, descubrieron que la promiscuidad ha originado que sus sistemas inmunes tengan una capacidad mucho mayor para reconocer y neutralizar infecciones inusuales.

 Link: 

 

Fuente: Sex at Dawn: 9 cosas interesantes que hemos aprendido sobe el sexo de estudiar nuestros antepasados (AlterNet)