Las especies en mayor peligro de extinción de la WWF 2013

Debemos tomar conciencia sobre todo el impacto que causa nuestro creciente mercado de consumo que aunque no parezca, mantiene en un campo de batalla a inocentes animales que sin ejercito terminan reduciendo su especie de forma amargamente escandalosa.

Continúan siendo las mismas de 2012, y se trata que todos los miembros vivos de esa especie están en peligro de desaparecer. El año pasado fueron clasificados casi cuatro mil especies en peligro crítico de extinción. Un grado menos de gravedad, pero que avanza hasta la misma situación que sufren esta lista de 10 animales.

En 2013 el Ajolote, o “perro de agua”, está avanzando en su carrera por la desaparición total de la Tierra, esto producto de la torpe medida tomada por autoridades mexicanas en Xochimilco, donde se ordenó la introducción del pez conocido como Tilapia Africana o Carpa Dorada la cual convertida en plaga se ha encargado de matar a los pobrecitos y bellos ojolotes que si no fuera por Umbral Axochiatl es una organización indígena de turismo que se ha encargado a reproducir al ajolote en cautiverio evitando su total desaparición.

Otro de los que cada vez se encuentra más amenazados, paradojalmente es la mascota del Mundial de Fútbol Brasil 2014, por lo cuál tendrá una popularidad inversamente proporcional a su expectativa de vida. Se trata del taptú o armadillo que se convierte en una bolita. 

También están siendo destacados como Vulnerables de Extinción, el Oso Polar y la Morsa del Pacífico por la reducción de su hábitat a causa del Calentamiento Global y la explotación del petroleo por gigantes como Shell, el Pinguino de Magallanes que es amenazado por derrames de petroleo y falta de alimento, las Tortugas Laúd que alcanzan solo los 2.300 ejemplares hembra, convirtiéndola en la más  amenazada en todo el mundo, las Mariposas Monarcas que cae estrepitosamente producto de los herbicidas utilizados por las grandes transnacionales agrotóxicas y hasta el símbolo del World Wide Fund for Nature, el Panda Gigante que también ha sido despojado de su hábitat en China y de los que solo quedan 2.500 ejemplares en su hábitat natural. Y en cautiverio fracasa de forma implacable el afán de reproducirlos.

Lo que más apena de todo esto, es que los hábitats de todos estos animales están ocupados por la gran empresa, por las diversas actividades productivas y de consumo (El atún rojo se extingue a causa del boom del sushi) por lo cual, a menos que el sistema económico terminara su irrupción voraz, violenta y ambiciosa, irremediablemente terminarán desapareciendo por completo liquidando a todos sus habitantes.

Si bien la ciencia ya está dispuesta a clonar animales extintos, debemos entender que no hay lugares que aseguren su sobrevivencia en libertad, ya que incluso en los Parques Nacionales son atacados por cazadores furtivos, otro de los grandes problemas que sufren los animales que cuentan con valiosas piezas como colmillos de marfil, o sustancias calificadas de “milagrosas” por la medicina china,  por lo cual no sacamos nada reviviéndolos para que vuelvan a pasar por lo mismo o para tener una existencia condenada al confinamiento.

Los 10 animales más con mayor posibilidad de desaparecer, considerando su pequeño numero de individuos son:

  • El Elefante Asiático cazado por su marfíl;
  • El Rinoceronte de Java asesinado por la propiedad “mágica” de su cuerno según la medicina tradicional china;
  • El Leopardo de las Nieves que en lugares en constante conflicto como  las montañas de los Himalayas de Afganistán, Pakistán, India, China y Nepal, se ha visto reducido a no más de 5 mil ejemplares;
  • El Tigre, que acorralado por la expansión urbana y la caza furtiva, también por sus poderes viriles según la medicina oriental  ha disminuido su población un 40%, quedando 3200 tigres en su hábitat natural;
  • El Delfín del Irrawaddy, que ha pesar de estar protegido por las legislaciones pertinentes,  se ha reducido a 85 ejemplares de esta especie que habita en las aguas del río Mekong (Camboya), altamente contaminado por la industria textil y en la cual se cría el tóxico Pangasius que al ser cazado con redes provoca el atrapamiento del hermoso delfín;
  • La Vaquita Marina de las que quedan 150 ejemplares en el Golfo de California, en México, también a causa de la pesca de arrastre;
  • El Atún Rojo, raza super explotada por el boom del sushi;
  • El Gorila de Montaña atacado por hombres para ser comidos, resulta ser casi antropofagia practicada en Virunga, en el Congo;
  • El Orangután de Sumatra que ha reducido su población en un 46% en los últimos 7 años debido a la destrucción de su hábitat por empresas como Nestlé, que explotan sin miramiento la selva donde ellos viven. También, su caza era común en el mercado negro.
  • Finalmente la  Tortuga Baula, que sin caparazón es presa fácil para las redes de pesca.

Sumados a estos se encuentran también, el Panda Rojo, Elefante de Sumatra, Gorila oriental de planicie o llanura, las Sifakas, la Ranita Verde de Ojos Rojos, la Tortuga del Golfo y el León Marino de Islas Galápagos.

Fuente: WWF