Crean impresiones 3D con materiales biodegradables

Adiós a las impresiones 3D en plástico. Sal, cemento, y pulpa de madera son los materiales que se utilizarán en un futuro no muy lejano.

Las impresoras 3D son capaces de reproducir una gran variedad de objetos, desde prótesis para la cara, armas e incluso algunos ingenieros han fabricado algunos bong. Sin embargo, estas geniales impresoras, especialmente las domésticas o de pequeñas empresas, necesitan imprimir en plástico epoxy. Resistente, sí, pero muy poco detallista en el acabado de los objetos finales. A demás de ser muy poco gentil con el medio ambiente.

Es por eso que en este último tiempo, muchas empresas se han dedicado a investigar otros materiales para las impresoras 3D. Los elementos deben ser compatibles con los fusores, que son los encargados de derretirlos y depositarlos para crear el objetos. Emerging Objects es un estudio de arquitectura estadounidense que ha descubierto varios materiales aptos para esto.

Sal, cemento, nylon o pulpa de madera o papel son algunos de los materiales sostenibles y biodegradables que a demás ofrecen un acabado y textura detallados en los objetos creados, que luego pueden ser tratados con una pequeña capa de barniz o fijadores que garanticen la durabilidad de la pieza.

Si bien, el cemento no es directamente biodegradable, sí es un material sostenible y reciclable.

Actualmente, Emerging Objects sólo vende objetos ya hechos por ellos, pero esperan poder vender los materiales compatibles con las impresoras 3D, especialmente el cemento, a finales de este año.

Links: