El Manual de Carreño de la naturaleza

Con la naturaleza también hay reglas de etiqueta.

Hay etiqueta muy básica cuando se trata de la naturaleza, en realidad basiquísima. Si todo es tan lógico y tan sencillo, me gustaría saber porqué cada vez que salgo de la ciudad a algún lugar natural, veo las mismas cosas: fogatas que no están bien apagadas, basura, colillas de cigarros, plantas y árboles maltratados o con chicle.

Entonces no todo es tan lógico porque la gente no lo sigue. Aquí les haré una confesión: yo fui scout. Y más allá de eso, mi familia es de las que disfruta de salir a acampar, convivir con la naturaleza, conocer nuevos parajes naturales, subir a las rocas altas, saltar al agua, colgarte de las raíces de un árbol que llegan al lago subterráneo.Ese tipo de cosas, en verdad las disfruto y sé que hay ciertas claves para sacarle el máximo provecho.

Básico: dejarlo todo mejor de lo que lo encontraste

Diría yo, regla de oro. Puede ser que mucha gente no entienda lo que es dejar las cosas mejor de lo que las encontró o sea muy floja para llevar consigo su basura. Pero tú si lo sabes y lo entiendes. En México he observado que un problema común es que no siempre hay botes de basura disponibles en zonas ecológicas y de camping. En ese caso, lleva tu basura contigo y recoge la que vayas encontrando.

Produce la menor cantidad posible de basura

Aquí hay que ver más en grande. Puede que los desechables sean la cosa más cómoda del mundo, pero producen mucha más basura que al final se sigue acumulando en tiraderos aún cuando termina tu campamento o día de campo. Hay sets muy prácticos de día de campo o de campamento que puedes seguir usando en tus paseos por la naturaleza. Además, a la larga la inversión será menor que la de seguir comprando desechables cada vez que decides convivir con el exterior.

Toma las cosas con calma y disfrútalas como vienen

Creo que aquí se encuentra todo el truco. Conozco personas para las que convivir con la naturaleza es una cosa difícil, les cuesta mucho trabajo y además todo les causa angustia, pánico o desesperación. Sepan que sí: el agua probablemente estará fangosa en el fondo, que los peces no te atacarán ni los vas a poder pisar (sí, es una historia real), que los bichos no te van a atacar si no los atacas primero y que todo lo dulce o con colores vistosos los va a atraer más. Así que por este lado también sé ahorrativo. Olvídate de cualquier cosa con empaques brillantes.

Si haces una fogata, apágala 

Es como en casa, cuando ensucias un traste, lo lavas, cuando tiras algo lo recoges. Las mismas reglas aplican para la convivencia con la naturaleza, es exactamente igual. Lo que cambies, recoge, lo que traigas, llévalo contigo.

Estas son unas reglas muy básicas para un convivio tranquilo con la naturaleza. En realidad es simple, pero muchas personas aún no lo comprenden. Ya luego pasaremos al nivel avanzado.

Link: El Manual del Buen Ecologista