Belleza Natural: Ritual de descarga y relajación

Trata tu cuerpo con cariño. Te acompañará toda la vida. Tu bienestar físico determinará tu relación con todo lo que te rodea.

La belleza no solo consiste en tener una apariencia según los canones de perfección al cual se someten los humanos en determinada parte del globo. Principalmente responde a una sensación de bienestar que se traduce en una relación sana y armónica con el entorno.

Para tener esta seguridad podemos afianzarla con “rituales” -para nuestros críticos, completamente alejados de la ciencia y la evolución intelectual- que de todas maneras pueden ayudar a generar cambios en nuestra realidad. Es por eso que, si sientes que a ti te sirve, pese a las críticas y con el fin no de sanar enfermedades graves, sino de sanar tu percepción de ti mismo y del mundo, puedes tomar nota y hoy mismo realizar el denominado “baño de descarga”.

Ingredientes para el Baño de Descarga (¡Los puedes obtener de tu propio huerto!) :

  • Una rama grande de romero
  • Una rama grande de lavanda
  • Sal de Mar
  • Una cucharada de clavos de olor (lo venden en la sección de aliños)
  • Pétalos de colores
  • Agua tibia
Pon todo esto en una bañera. (El agua la puedes reciclar para lavar ropa posteriormente)

La mística la colocas tú mism@. Los entendidos en la materia dicen que  el romero sirve para alejar las penas y las cargas negativas del pasado, los clavos de olor para limpiar el aura y sacar la angustia y la insatisfacción, los  pétalos de flores de colores para recuperar la belleza y la sensualidad, la lavanda para alejar la envidia y la sal de mar para regular las vibraciones.

Pero la ciencia en este caso, da poderes desinfectantes al romero, la lavanda y al clavo de olor, siendo además de olores que calman y dan bienestar. Por otra parte la sal  sirve para mantener el balance en el intercambio de fluidos del cuerpo y se ocupa para la terapia contra la celulitis pues acelera la circulación.

¡Las flores de colores, en evidencia suben el ánimo!

Las brujas buenas incorporarán sugerencias como prender una vela blanca para atraer al ángel de la guarda y secarse con una toalla blanca para encapsular toda esta buena vibra.

Como seas, escéptico o no, puede ser una agradable experiencia. Por muy apegados al positivismo científico y a la metodología aristotélica, siempre es bienvenido hacerse un cariñito 😀