Chimpancés de laboratorio mejoran con antidepresivos tras años de encierro

¡Pobres chimpancés! quedan muy deprimidos tras toda una vida de encierro en laboratorios ¿Será la medicación de antidepresivos una buena solución?

Hace algunas semanas les comentamos que Estados Unidos se comprometió a terminar con las pruebas médicas en chimpancés de laboratorio. Aunque esta noticia es muy positiva para cientos de primates que han estado por años encerrados para que los humanos tengamos lo mejor en medicina, lo cierto es que muchos quedan con terribles traumas y difícilmente logran simpatizar con otros chimpancés o volver a su vida animal tras ser liberados.

Existen chimpancés que tras unos 20 años de encierro (o más)  y de ser sometidos a distintas pruebas, son dejados en paz para que puedan rehacer sus vidas. Sin embargo los científicos han notados de que tal y como los humanos, los primates quedan con fuertes grados de depresión y estrés tras ser liberados. Esto se demuestra pues, la mayoría de los chimpancés que pasaron una larga temporada en laboratorios lucen tristes, no quieren jugar, ni relacionarse con otros de su especie. Incluso algunos terminan arrancándose el pelo y comiendo compulsivamente su vómito, practica nada habitual en otros chimpancés silvestres.

Algunas pruebas han demostrado que estos animales traumados han respondido bastante bien a tratamientos con pastillas antidepresivas muy similares a las que consumen los humanos.

Los antidepresivos en primates fueron aplicados en un estudio de varios meses realizado por el biólogo y director del Centro de Rescate de Animales Exóticos en Holanda,  Godelieve Kranenddonk quien con la colaboración del doctor Martin Bruenede, profesor de  trastornos psiquiátricos en humanos de la Universidad de Bocum, Alemania. Descubrieron que los chimpancés respondían muy bien a los antidepresivos e incluso lograban integrarse rápidamente a la rutina de un primate normal. Las pruebas se hicieron en 5 chimpancés que fueron durante años pieza de prueba para estudio de medicinas contra la hepatitis C.

“De pronto los chimpancés despertaron. Pasaron de ser unos verdaderos zombis a animales felices que juegan con el resto como alguna vez lo hicieron, es algo bastante bonito”, señaló conforme Kranenddonk.

Aunque suene paradójico este nuevo estudio podría ser de gran utilidad para ayudar a los más de 300 chimpancés que dejaran laboratorios estadounidenses para vivir desde ahora como el resto de su especie. A los expertos les preocupa que los animales liberados queden un daño psicológico y emocional irreversible, pues la idea es que de ahora en adelante los simios que pasaron años en laboratorios tengan una mejor vida, o al menos eso es lo que millones de animalistas esperan tras la promesa de no experimentar más con estos grandes primates.

Para algunos, es toda una sorpresa que los chimpancés respondan tan bien a los tratamientos psiquiátricos, ya que aseguran que si un hombre pasara la mitad de vicisitudes y tiempo que sufren los animales de laboratorio, difícilmente podrían olvidar el trauma y menos recuperarse solo con antidepresivos.

De todos modos quienes hicieron el estudio aseguran que el tratamiento de los fármacos tiene que ser por un periodo extendido de tiempo. Al parecer,  lo que se hace más bien es subir el animo de estos mamíferos para que estos “aprendan” a ser el chimpancé que alguna vez  fueron.

Fuente: Ex-Lab Chimps Show Remerkable improvement After Treatment Whit Anti-Depressants (IO9)