Belleza Natural: Los 8 “secretos” que podrían dañar tu cuerpo

Hay muchas creencias respecto a cómo mantenernos hermosos. Hay que tener cuidado porque algunas prácticas revisten peligros y no producen los efectos esperados. Pon atención.

La belleza siempre ha sido una preocupación para la humanidad. Los cánones estéticos si bien varían de una cultura a otra y de una época a otra, la salud corporal siempre ha estado relacionada a todo evento.  Es por eso que hay conocimientos que se han traspasado de generación en generación e base a la tradición oral que si bien contienen la sabiduría de nuestros ancestros, tienen para la ciencia moderna y los “expertos” del rubro, varias complicaciones si no son aplicados con el debido rigor.

A continuación 8 de estos secretos que podrían tener efectos no deseados y que podrían alejarte paradojalmente de la ansiada belleza. Para que no tengas que ver ninguna estrella, pon atención y toma tus resguardos:

  1. Aplicar aceite de Rosa Mosqueta en cicatrices de acné: ¡Por ningún motivo! Serviría para despertar a ese volcán dormido y por supuesto tú no quieres eso. La rosa mosqueta sirve para reducir las marcas y cicatrices, las estrías, pero no las marcas que ha dejado el acné. Si quieres terminar con ese grasoso pasado utiliza aceite de jojoba y cremas con base cítrica.
  2. Aplicar Aloe Vera en exceso directo de la mata: Esto puede ser perjudicial para ti piel a causa de la tierra que pueda contener y de la concentración. Recuerda que el aloe vera es corrosivo y sirve para eliminar verrugas por su alto poder cáustico, por lo tanto no lo emplees en demasía. Si bien es desinfectante y sirve para los casos de acné, si uso reiterado puede encapsular la lesión, haciéndola de mayor gravedad.
  3. Exfoliación con sal: Puedo dar fe de que es muy peligroso. Un verdadero tigre que ataca dejando varios cortes en la piel. Lo que sí es beneficioso es echar rocas de sal en la bañera caliente, puesto que aumenta de circulación y drena. especial para que desaparezcas la antiestética celulitis. Puedes terminar el proceso exfoliándote con café granulado y enjuagándote con chorros de agua fría.
  4. Aplicar aceite de oliva en el pelo y rostro: Muchos consejos hablan de aplicar cantidades de aceite de oliva en el pelo, sin embargo los capilólogos advierten que la sustancia es muy difícil de remover por lo que se terminan utilizando grandes cantidades de champú, obteniendo un efecto adverso. Lo mismo para la piel. Todo depende bastante de del PH de la piel. Sus propiedades desinfectantes podrían servir para una limpieza pero en muy poca cantidad. Personalmente me sirve bastante para quitarme la máscara de pestañas, pero siempre haciéndolo con una cantidad muy reducida.
  5. Aplicar limón para acabar con las manchas de la piel: Lo que conseguirás es un grave escozor e irritación si no lo haces diluido en agua y con un algodón. Puedes usarlo, pero siempre colocando algo de crema neutra o bloqueador solar para evitar efectos no deseados.
  6. Usar mascarillas de tomate: Utilizado usualmente puede ser muy agresivo para nuestra piel sobre todo cuando estamos expuestos a las altas temperaturas del verano. Prefiere las mascarillas de pepino verde.
  7. Usar como panacea el aceite de almendras: A resultado ser la uña de gato de la estética. Se supone que sirve para todo. Pero las pieles finas o muy grasas no obtienen los resultados esperados. Lo que sí es infalible según los terapistas  es el aceite de argán para el pelo y las uñas, el aceite de jojoba para el acné.
  8. Shock con hielo en el rostro: Una mala idea ya que irrita y “quema” la piel y disminuye el poder de absorción de los productos que colocarás posteriormente sobre tu piel. Si tu deseo es que los ojos se te deshinchen, pon los hielos en una bolsa de genero de algodón suave y presiona levemente. Siempre es preferible el agua templada. También es malo aplicar agua demasiado caliente, ya que tiene nefastos efectos sobre nuestra piel.

En general cualquier producto natural que apliques directo en el rostro puede revestir de algún riesgo para tu piel. Debes lavarlo muy bien y colocar una capa de gasa fina antes de cualquier aplicación, por si las dudas. Consúltale siempre a tu dermatólogo sobre los rituales de belleza que has elegido. 

Personalmente la cultura antroposófica de marcas como Weleda, me dan la confianza de que no me resultará dañina para el rostro. Tienen consciencia social, ecológica, tomando en cuenta a las comunidades de donde se extraen los productos y además se encargan de que su huella de carbono no tenga un impacto en el medio ambiente. Esas características sumadas a magníficos productos han hecho un cambio en mi forma de ver la belleza.

 Vía: ABC