MX: El coche nos cuesta…vaya que sí

El costo ambiental del automóvil va mucho más allá del precio de la gasolina

“El coche nos cuesta” y nos cuesta mucho. Sólo 30 por ciento de la población en México utiliza el automóvil como medio de transporte, sin embargo 100 por ciento de la población subsidiamos la gasolina que éstos utilizan.

Las cifras no quedan ahí, de acuerdo con el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés), los porcentajes antes citados son equitativos al uso del presupuesto que se destina en el país para la movilidad. Aproximadamente 70 por ciento del dinero asignado para mejoras en el transporte se usa en infraestructura para automóviles, el resto —30 por ciento— se traduce en infraestructura peatonal, ciclista y transporte público, es decir, la mayor parte de la población no tiene las suficientes alternativas de movilidad en el país, sin embargo sí paga para subsidiar el combustible.

uso del automóvil aumenta un 6.4 por ciento en las ciudades mexicanas, para 2030 el ITDP calcula que habrá 70 millones de vehículos privados en el país, lo cual representa un 350 por ciento más de los que ya había en 2009.

El aumento de las redes de autos ya está surtiendo efecto en el colapso de las ciudades, el automóvil ya no es una alternativa viable para trasladarse, el costo es altísimo para toda la población.

Tráfico, contaminación, pérdida de tiempo, estrés, daños a la salud, pérdida de espacio público, accidentes, cambio climático, son el precio que pagamos por el uso excesivo del auto, lo que hace urgente el esfuerzo gubernamental y de la sociedad por impulsar nuevas opciones de traslado, menos contaminantes, más saludables y económicas.

En el marco de la presentación de los dos nuevos manuales del ITDP, Planes integrales de movilidad y Guía de estrategias para la reducción del uso del auto en ciudades mexicanas, la organización puso sobre la mesa las necesidades de México en cuestión de movilidad: más redes peatonales, ciclistas y transporte público para reducir la contaminación, el tráfico, estrés, mejorar la salud, aumentar la calidad de vida, etc.

El que contamina paga

Mackenzie Steve, representante de la Embajada Británica en México, recalcó que 70 por ciento de las emisiones contaminantes del mundo surgen del sector transporte y que el gran reto que tienen países como México es reducirlas y fomentar el bienestar social.

El costo económico del automóvil se interpreta en que se invierte lo doble en el subsidio a la gasolina que en el programa Oportunidades o en el Seguro Popular. Los mexicanos pagamos por lo que daña, contrario a los países desarrollados en donde la política general es “el que contamina paga”, lo cual reduce la oportunidad de aprovechamiento de los recursos para políticas integrales que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos.

La propuesta del ITDP es reestructurar la forma en que nos movemos bajo estos ejes:

1.    Usar lo que ya tenemos: compartir el auto o rentarlo. Controlar el estacionamiento principalmente mediante el uso de parquímetros que permitan adquirir ingresos por el uso de la vía pública, como en Polanco en donde se redujo el tiempo para estacionarse de 13 a tres minutos con la implementación de este sistema.

solina como método de reducción del uso del automóvil y utilizarlo para ampliar la red de movilidad no contaminante, pasos peatonales, infraestructura ciclista, transporte público; así como renovar el parque vehicular a uno más amigable con el ambiente.

3.    Mayor infraestructura peatonal, ciclista y de transporte público, no para el automóvil. Es más barato invertir en mejoras pequeñas que en grandes puentes y corredores viales. Hay que promover ciudades pensadas para que caminar, usar la bicicleta y el transporte público sea más benéfico que utilizar el automóvil.

4.    Impulsar una cultura de la movilidad bajo el esquema de que el automóvil no es la única vía de transporte ni la mejor.

Xavier Treviño, director del ITDP México, recalcó que nuestras ciudades están construidas para autos, “aquí pierden más los ciclistas y los peatones”, pero invitó al gobierno a darse cuenta de que “sí hay una alternativa de planeación de la movilidad que no dependa del auto”.

a visión debe ser compartida, dijo Treviño, todos los agentes deben estar en coordinación, legisladores, empresarios, académicos, sociedad civil, gobierno, población tienen que estar conscientes de que el cambio es necesario y benéfico, los retos son enormes pero con la participación de todos se irá avanzando.

Los dos manuales que lanzó la organización están en su sitio web para descargar de forma gratuita.

FUENTE: “El coche nos cuesta” hacia un México con mejores alternativas de transporte, (Teorema Ambiental)