Nobles caballos son explotados toda su vida y luego se van al matadero

Pobres caballos, interactúan toda su vida con los humanos sin ninguna retribución más que la muerte.

Tras varias aventuras y viajes, Gulliver terminó por admirar la sabiduría y nobleza de los caballos que conoció en Houyhnhnms. Cuando volvió a su hogar en Londres, ya no podía entenderse con los seres humanos y prefirió compartir el resto de su vida con los caballos de su establo.

Aunque la vida real no es como Los Viajes de Gulliver, si podemos decir que los caballos son uno de los animales más bondadosos y bellos del reino animal. Tristemente estos equinos no son tratados como las mascotas, al contrario. La mayoría de los caballos pasan toda su vida llevando pesadas cargas para el ser humano y tras unos siete años, cuando terminan por quedarse sin fuerzas, son sacrificados para convertirse en carne. La cruel muerte además es prematura, pues los caballos viven hasta 30 años y más.

En Rumania se producen unas 14.000 toneladas de carne de caballo al año. Estas cifras van en aumento, ya que hay una nueva ley que impide que los caballos circulen por las pistas donde andan autos, por lo que varios agricultores tendrán que comerse a su transporte o venderlo al matadero.

No solo el caballo de “feria” es el que tiene un cruel destino, ni los fina sangre se salvan. El año 2009 un grupo animalista denunció que miles de caballos de carrera estadounidenses, que ya no corrían tan rápido como antes, eran vendidos como carne a Japón y terminaban siendo alimento para mascotas niponas. Lo peor de todo es que las técnicas japonesas para matar animales son como mínimo crueles, así lo demostró hace algún tiempo un video de PETA donde mostraban a varios de estos caballos en manos de carniceros japoneses nada piadosos.

Fuente: Masacre de caballos en Rumania  (Ecología Verde)