Día de los Enamorados: 9 formas de hacer el amor y no la guerra

Podemos ser sustentables también en las lúbricas lides. ¡En serio! La naturaleza nuestra y de la Tierra se deleitará con los siguientes consejos. Toma nota:

La frase típica de los  60’, “Haz el amor y no la guerra”,  sirvió para que los  hippies consignaran una de las revoluciones más importantes de la humanidad; pacífica y centrada en la liberación de los sentidos. El placer fue un móvil más poderoso que la ocupación yanqui en Vietnam y al calor de la psicodelia se generó un movimiento que llegó por supuesto hasta las caderas de miles de jóvenes pelilargos.

Ha pasado el tiempo, pero la huella dejada por el periodo en donde las flores fueron entregadas como ofrenda de amor y paz ha dejado una fragancia entre las sábanas de los amantes de hoy.

Hacer el amor y no la guerra, es una forma de festejar el legado que nos retrotrae a la mejor parte del hipismo. ¿Pero, como hacerlo aún más coherente con nuestro cometido?

Podemos ser sustentables también en las lúbricas lides. ¡En serio! La naturaleza nuestra y de la Tierra se deleitará con los siguientes consejos. Toma nota:

1.Si estas cortejando a tu posible  presa  amante, intenta hacerlo con elementos sustentables: Por ejemplo en vez de sacrificar flores para la conquista, regala una hermosa planta. ¡¡O un árbol!! Para San Valentín haz un regalo especial a la persona amada y al planeta!

Tree-Nation te propone el regalo perfecto de San Valentín: 2 árboles de la misma especie plantados uno al lado del otro para regalar a tu dulce mitad. De esta manera podrás continuar a ver como crece vuestro amor por muchos años! Solo tienes que insertar el nombre y el mail de la persona por enviarle tu regalo acompañado de un mensaje personal.

 O si regalas una agenda, intenta que sea con papel reciclado. Si son chocolates, que no estén hechos con sustancias animales, o que sean razón de destrucción como los Kit Kat que han destruido los bosques en Indonesia, hábitat de animales como el orangután.  No vayan al zoológico, ni a un acuario, prefiere un Parque Nacional, y si se trata de una cena, prepara algo delicioso sin apelar al sufrimiento animal y por supuesto si es pescado que no sea el envasado por Agrosuper.

2. Utiliza lencería sustentable: Nada más sexy que una hojita de parra, por ejemplo 😛

3. Asegúrate que tus juguetes sexuales sean  hechos con materiales amigables con el medio ambiente:Puedes mastúrbarte sin dañar el medioambiente con este ecovibrador, o elegir juguetes de vidrio, cristal, metal o madera. Y si es eléctrico, que utilice pilas recargables, que son mucho más sustentables que las baterías deshechables.

4. La anticoncepción puede ser un acto de amor con el planeta: Puede ser controvertido, pero en aquellos años mozos del mítico sexopata Henry Miller, no era raro guardar en la billetera un preservativo de tripa de gato o de pescado. Pues bien, por muy antihigénico que parezca, es una buena opción tener un condón reutilizable si tienes pareja estable, y claro, sin que tenga que sufrir un animal para que tú puedas gozar. La mayoría de estos utensilios amatorios están hechos de latex o polímeros que no son biodegradables, así que anda barajando la posibilidad 😛 Pero sobre todo ¡Cuídate!, ya  somos  7.059 millones, según los últimas estimaciones, y todo apunta a que seguiremos creciendo al menos hasta los 9.000 millones. Para qué estamos con cosas, el planeta es finito, limitado, y nosotros una verdadera plaga que lo mantiene sobreexplotado poniendo en riesgo su sostenibilidad. Tratemos de guardar la calma y generar trascendencia de otras maneras.

5.  No uses productos en base a petroleo: ¿Sabías que muchos de los lubricantes que hacen las delicias de hombres y mujeres (juntos y por separados, con todas sus formas de combinación) son en base a petróleo? Es por eso que debes fijarte con qué material está confeccionado y no amparar a esta tóxica industria en el Ring de Cuatro Perillas.

6. Prueba “plataformas” sustentables: Una cama de bambú, o una hamaca, son buenos cómplices a la hora de ir a la cama. Incluso existe una técnica denominada Hamacasutra, que colaborara  con el medio ambiente al no tener que depender de colchones hechos con fibras sintéticas, plásticas y espumas contaminantes. Además, aumentará tu tonificación corporal y tu elasticidad. Y ya sabes, “Cuerpo sano, mente sana”.

7. Sexo oral y comidas saludables hacen una excelente dupla:Buen aliento, y rico sabor amenizarán tus incursiones por los “países bajos”. Y claro, acá un menú completo para que prepares en el Día del Amor.

8. Usa afrodisíacos naturales: No hay para qué cortarle el cuerno a un rinoceronte de java (aunque ya fueron extintos por esta razón éstos y sus hermanos blanco y negro) para tener un buen desempeño sexual, ni tener que comer sopa de aleta de tiburón, o alimentos marinos en veda. Como dice el pésimo trovador del amor, Ricardo Arjona, “El afrodisiaco más cumplidor, no son los mariscos, sino el amor”.

9. Haz el amor en un paisaje natural: Eso no quiere decir que en algún lugar urbano no puedas hacerlo 😉  Pero qué inspirador resulta ser el clásico “potito con zancudos”.

Expertos aseguran que el amor cura varias enfermedades de manera natural y que  por eso ¡CELEBRA! ¡Feliz Día de San Valentín!

Link: : Feliz Día del Orgasmo: Sus 10 beneficios a la salud