Bebés que se gestan en lugares contaminados tienen menos peso

Nacer con bajo peso se relaciona a futuro con una serie de enfermedades graves.

Hasta 150 gramos menos tendrían los pequeños que nacen de madres que fueron expuestas a muchos esmog según estudio.

La contaminación de las ciudades trae un sin fin de problemas a la salud en la población, especialmente entre los lactantes y ancianos. Pero un estudio descubrió que el esmog afecta incluso a los fetos, ya que en un sondeo de más de tres millones de mujeres se comprobó que las que estuvieron en ciudades con altos índices de esmog tenían bebes que pesaban menos del promedio.

Embarazadas que participaron en la muestra pertenecían a 9 diferentes países (Estados Unidos, Francia, Italia, Reino Unido, Holanda, Brasil, Corea del Sur, Australia y Canadá), en distintas ciudades de 14 centros de salud. Quienes vivían en lugares con mayores índices de esmog tenían mayor riesgo de tener bebes con menor peso, así lo publicó la revista Environmental Health Perspective.

Incluso cuando las cantidades de PM10 y PM2,5 estaban dentro de los límites, había menos peso en los recién nacidos comparado con ciudades donde había una buena calidad de aire.

El bajo peso influye en una serie de problemas a la salud que tienen los recién nacidos, incluso cuando son mayores. Si el peso es bajo hay más probabilidades de muerte prematura, problemas al corazón y enfermedades respiratorias en la niñez.

En Holanda, donde el promedio del aire alcanza los PM2,5 de 20,3 ug/m3, existe hasta un 20% de posibilidades de tener un hijo con bajo peso que en Vancouver, Canadá, donde la concentración de las mismas partículas en el aire alcanza solo los 3,98 ug/m3.

Fuente: Estudio internacional confirma que esmog reduce peso de niños al nacer (La Tercera)