¿Cómo vive una tortuga treinta años en una caja?

Los científicos aún se rascan la cabeza para tratar de explicar la forma en cómo lo hizo para sobrevivir tanto tiempo.

Manuela, una tortuga de cabeza roja (Chelonoidis carbonaria), sobrevivió a una insólita desaparición de treinta años los cuales pasó encerrada en un cobertizo. Los científicos aún están rascándose la cabeza cuando se trata de explicar la forma en cómo lo hizo.

La familia de Manuela asumió que los culpables de la desaparición de Manuela fueron unos trabajadores que dejaron una puerta abierta mientras realizaban reparaciones al hogar en 1982, así que la sorpresa fue tremenda al empezar a limpiar el cobertizo y ver a Manuela aparecer entre las cajas, treinta años más tarde.

A pesar de que las tortugas son conocidas por sobrevivir hasta unos tres años sin comer gracias a que son capaces de reducir casi al mínimo sus sistemas corporales para acomodarse a los tiempos difíciles, de tres décadas nunca se había escuchado. Se cree que la colorada Manuela logró aguantar tanto tiempo gracias a las termitas y otros insectos pequeños, además de aprovechar la condensación de agua para hidratarse.

Las tortugas son conocidas por vivir hasta una edad muy avanzada. De hecho, un espécimen gigante llamado Adwaita vivió 255 años en el Zoológico de Calcuta hasta que murió de una insuficiencia hepática en 2006.

Las tortugas poseen reservar grasas a las que pueden recurrir cuando la comida es escasa, según señaló a NatGeo Anthony Pilny, veterinario y experto en aves y reptiles del Center for Avian and Exotic Medicine en New York.

Al igual que las serpientes, las tortugas pueden pasar largos períodos sin comer, incluso los individuos silvestres pueden disminuir su temperatura corporal y otros procesos fisiológicos; estados temporales de animación suspendida de los que son capaces de recuperarse.

manuelareal660x550.jpg

Fuente: Stunning tortoise survival still has scientists stumped (AllTop); How Did a Tortoise Survive 30 Years in a Box? (NatGeo)