Cesar Millán, el encantador de perros

¿No sabes cómo educar a tu perro y a veces es agresivo? El experto te tiene algunos consejos.

El mexicano Cesar Millán es reconocido internacionalmente como uno de los mejores entrenadores y psicólogos de perros del mundo. Ahora participa en el show El líder de la manada y publicó su sexto libro: La guía de César Millán para un perro feliz

En una entrevista publicada en CNN, César afirma que uno de los problemas más comunes por los que recibe correos y mensajes es debido a perros agresivos, y también dependiendo de este factor es como los refugios para animales deciden si un perro es o no apto para ser adoptado. La parte más triste es que muchos perros son sacrificados por ser percibidos de esta forma, a veces por el estigma de la raza y no por cómo se comportan, como ocurre con los perros Pitbull.

No es normal que los perros sean agresivos en su ambiente natural. Esto es porque existe una jerarquía entre ellos. Los líderes se encuentran siempre al frente, los menos dominantes en medio y los sumisos atrás. Es un orden bastante simple. Cuando un miembro del grupo muestra agresividad es porque otro está rompiendo el equilibrio natural de la manada y debe ser corregido.

Cuando están en una “manada” humana, a veces olvidamos que necesitan un liderazgo fuerte. Un número muy reducido de estos animales nacen con naturaleza dominante, por lo que corresponde a sus amos llevar este papel.  Lo peor que le puede pasar a un animal sumiso es carecer de un líder. Como él mismo dice: “Pueden vivir confundidos, ansiosos o temerosos por la falta de una guía.

Nadie les dice lo que deben hacer, así que no tienen idea. Esto puede resultar en comportamientos inadecuados, como hacer destrozos, ladridos incesantes, sobreexcitación. Cuando el perro percibe que el humano, en su manada, es débil, ellos tratan de asumir el papel de líder. Cuando nos comportamos de manera voluble, el animal se convierte en agresivo con el fin de “corregir” eso que el humano hace y que altera el orden natural del grupo.

Sin embargo, esa manera de ser no es precisamente agresividad.

Un perro corrige a otro al asumir un rol dominante, brincando sobre él, con ladridos o mostrando sus dientes. Entre la manada canina esto significa: “deja de actuar de esa manera”. Y usualmente termina rápido, sin resentimientos. De perro a humano, ese comportamiento, especialmente lo de sus dientes, es sinónimo de agresividad.

Cuando el humano piensa que el perro está en su contra, demuestra miedo. Para el animal, simplemente parece débil y siente la necesidad de incrementar la acción correctiva, al menos desde su punto de vista. Todo se convierte en un círculo en el que el perro corrige al humano, quien siente miedo, mientras que el perro necesita más correctivos, y así sucesivamente.”

Lo que César sugiere, es que los humanos asumamos el papel de líder de la manada para contrarestar estos efectos. ¿Crees que tu perro es agresivo? Quizás lo único que le hace falta es que lo guíes. Si le pones suficiente atención a tu perro, seguro notarás como cambia. ¿Tienes preguntas para el experto? ¡Síguelo en twitter!: @cesarmillan