MX: El polémico caso de Walmart en Teotihuacán

La legendaria marca de súper mercados tiene la mirada puesta en uno de los sitios históricos más emblemáticos del centro del país.

Después de que el gigante de los súper mercados anunciara que iba a construir uno de sus gigantes locales cerca de la zona arqueológica de Teotihuacán, comenzó el escándalo: Mientras en New York Times aseguraba que la cadena pagó más de 50,000 dólares en sobornos para que las autoridades mexicanas le otorgaran los permisos necesarios para construir, ahora los funcionarios públicos no hacen más que pasarse la bolita para ver quién tiene la culpa y quién va a cargar con la vergüenza.

Como informa Aristegui noticias, luego de su comparecencia ante la Comisión Permanente del Congreso, Sergio Raúl Arroyo,director  Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), señaló  que  el Caso Walmart-Teotihuacán se volvió emblemático, pero  no es el único en el que se ha visto envuelta la cadena comercial.

Ayer,  en su encuentro con legisladores afirmó que el INAH no tiene facultades para impedir construcciones  e insistió que todo se trata de una campaña ideológica y mediática internacional en contra de Walmart, en el que se utiliza a Teotihuacán y al INAH como pretexto.

En entrevista con Noticias MVS, Raúl Arroyo defendió que el INAH ha hecho siempre un reclamo para  participar en las determinaciones de los usos de suelo en zonas de  históricas  y áreas contiguas  a  zonas arqueológicos.

Acusó que ante esta exigencia se ha encontrado ante la renuencia de las instancias municipales “para que nosotros podamos participar en determinación de uso de suelo”

Y agregó que “lo que ayer sucedió en la cámara es que llevamos todas  nuestras pruebas de nuestro trabajo, las hemos ofrecido desde  2004, hemos acudido a instancias nacionales  e internacionales, para que se revise la actuación de  INAH en todos estos hechos”.

Después de todo este circo, yo me pregunto: ¿Es necesario un Walmart cerca de Teotihuacán? Dejemos de lado aquél discurso de que es una ofensa a los símbolos patrios y a los monumentos históricos. ¿En qué caso sería práctico tener un Walmart en una zona arqueológica? Y sobre todo: ¿Cuál es su impacto ambiental y quién se va a encargar de vigilarlo? ¿Cuánta más basura se va a generar?  Creo que esas son las preguntas que , en realidad, son relevantes en este caso.