Bacterias marinas podrían proporcionar grandes avances para paneles solares

Las bacterias que habitan en las profundidades del mar, a más de un kilómetro bajo la superficie del océano, donde la luz es escasa, han adaptado formas biológicas que les permiten aprovechar de la mejor manera las diminutas cantidades de luz que llegan hasta ellas.

Las bacterias que habitan en las profundidades del mar, a más de un kilómetro bajo la superficie del océano, donde la luz es escasa, han adaptado formas biológicas que les permiten aprovechar de la mejor manera las diminutas cantidades de luz que llegan hasta ellas y, en algunos casos, pueden usar la fotosíntesis para convertir el 100% de la luz que reciben en electricidad.
En contraste, un panel  solar típico convierte alrededor del 15% de la luz que recibe en electricidad.

Una nueva investigación de la Universidad de Cambridge decidió estudiar las proteínas captadoras de luz de las bacterias verdes sulfurosas para ver si pueden aportar avances en materia de energía solar y otros dispositivos eléctricos. La investigación se encuentra en un área conocida como biología cuántica.

Los organismos que realizan fotosíntesis usan una red de pigmentos que se mantienen en su lugar gracias a estructuras proteicas, o algo que los científicos llaman complejos proteína-pigmento, donde los electrones se cosechan. En muchos organismos, a medida que los electrones se mueven a través del sistema se pierde energía. Eso es diferente en las bacterias verdes sulfurosas, las cuales son capaces de mover los electrones a través de sus sistema fotosintético sin perder energía en el camino. El aumento de la eficiencia en la células solares (que constituyen los paneles solares) es uno de los puntos más importantes de las firmas que se dedican a su elaboración. Cuanto mayor sea la eficiencia de las células, más electricidad puede ser creada por el panel y menos células se necesitan.

Las compañías solares han trabajado de forma diligente en estas innovaciones durante los últimos años a medida que los paneles solares básicos se vuelven objeto de consumo general. Por ejemplo, Alta Devices fabrica células que pueden aprovechar hasta un 28,8% de la luz del sol. Pero esos tipos de células solares son costosas y muchas aún se encuentra en fases de investigación y desarrollo.

Fuente: Deep sea bacteria could provide breakthroughs for solar panels (The Washington Post)