Tíbet: Aparecen casi mil yaks salvajes que se creían extintos

¿Quién dijo que algunos animales necesitan del hombre para sobrevivir? Animales domesticados pueden vivir perfectamente en estado salvaje, así lo hicieron los yaks.

Hace más de 3000 años que los lanudos yaks, fueron domesticados en su lugar de origen: en las alturas (6000 metros) de Asia Central, el Himalaya, el Tíbet, Karakórum y Pamir. Sin embargo una vez más la caza indiscriminada y la comercialización de su carne terminó por reducir drásticamente el número de estos enormes mamíferos, tanto así que el Tíbet se extinguieron, al menos eso era lo que se creía hasta ahora.

Cerca de mil yaks salvajes fueron avistados en la meseta tibetana, lo cual causó gran sorpresa en la zona, donde hace muchos años que no se veía a estos gigantes. El descubrimiento lo realizó un equipo de científicos de Estados Unidos, quienes ya hablan de un “renacimiento de la especie” pero en estado salvaje.

El grupo de 990 yaks fue avistado en Kekexili, una zona tan fría que se hace difícil que los humanos habiten, por eso es que estos amigos pasaron desapercibidos tanto tiempo.

Es de esperar que el descubrimiento no afecte la rutina de los yaks salvajes, ya que es posible que hombres quieran cazar algunos de estos grandes bovinos. De todos modos, los yaks son una especie en extinción y de seguro que este grupo de ermitaños será protegido por alguna autoridad.

Los yaks son una especie de bóvido gigante, solo los elefantes y rinocerontes son más grandes, tambien  muy parecidos a los búfalos pero con más pelo y más grande, ya que deben enfrentar muy bajas temperaturas. Se estima que en el mundo solo quedan aproximadamente unos 10.000 ejemplares.

 

Fuente: Encontrados casi mil yaks salvajes en el Tíbet (Ecología Verde)