ONU logra tratado global para la reducción de emisiones de mercurio

Las Naciones Unidas consiguió que más de 140 de los Estados miembros acordaran el primer tratado mundial para reducir la contaminación por mercurio a través de una lista negra de artículos para el hogar y nuevos controles a las plantas de energía y minería a pequeña escala.

Las Naciones Unidas consiguió que más de 140 de los Estados miembros acordaran el primer tratado mundial para reducir la contaminación por mercurio a través de una lista negra de artículos para el hogar y nuevos controles a las plantas de energía y minería a pequeña escala.

El acuerdo, jurídicamente vinculante, tiene como objetivo eliminar los productos que utilizan este metal líquido -como baterías, termómetros y algunas lamparas fluorescentes- a través de la prohibición de importaciones y exportaciones mundiales para 2020.

El tratado obliga a los países con centrales eléctricas a carbón, como India y China, a instalar filtros y lavadores de gases en las plantas nuevas y reducir las emisiones de las ya existentes para así prevenir la llegada de mercurio (a partir del carbón) a la atmósfera.

El acuerdo también incluye medidas para reducir el uso de mercurio en la minería de oro a pequeña escala, aunque no llegó a una prohibición total. Los precios de este mineral alcanzan los 1700 dólares por tonelada métrica, lo que ha impulsado el uso de mercurio como catalizador para separar el oro de su desecho.

Las emisiones de mercurio en las minas artesanales y en pequeña escala, que suelen ser ilegales a menudo, han doblado las mediciones en el año 2010 (727 toneladas métricas), superando a las plantas de energía a carbón como la fuente principal de la contaminación de este metal.

El Convenio de Minamata sobre el Mercurio, que toma su nombre de la ciudad japonesa donde la gente era envenenada por las altas emisiones de este mineral debido a las descargas industriales, necesita ser ratificado por 50 de los países y se espera que se formalice a finales de año.

El tratado obligará a los gobiernos a elaborar normas nacionales para dar cumplimiento a lo suscrito y podría tomar entre tres a cinco años en entrar en vigor.

Fuente: U.N. clinches global deal on cutting mercury emissions (Reuters)