Ola de calor en Australia complica la venta de gasolina

A altas temperaturas, el combustible se evapora demasiado rápido y no alcanza a salir del expendedor.

La ciudad de Oodnadatta, al interior de Australia, alcanzó temperaturas tan altas que hizo imposible la bombear gasolina.

La semana pasada la ciudad experimentó temperaturas de 48,2 grados Celsius, por lo que aquellos conductores que se detuvieron a comprar gasolina sin plomo no lograron obtener lo que querían ya que el combustible no conseguía ser bombeado.

Oodnadatta tiene el récord histórico en Australia por ser la ciudad con el registro de calor más alto en enero de 1960, cuando alcanzó los 50,7 grados Celsius. De hecho, la ciudad completó una nueva marca por tener la mayor cantidad de días consecutivos temperaturas por sobre los 45 grados Celsius, con siete días de intenso calor.

Para mala suerte de los conductores locales, la gasolina no se puede bombear a temperaturas superiores a los 45 grados centígrados, sino se evapora. De acuerdo al diario The Age, la temperatura promedio máxima en enero se ha incrementado en 0,9 grados durante los últimos 30 años, hasta alcanzar los 38,4 grados Celsius.

De todas formas la falta de combustible no es de lo único que se deben preocupar en Oodnadatta, ya que incluso algunos caminos de alquitrán se han derretido.

Fuente: Is Climate Change Self-Correcting? Australia’s Heatwave Stops Gasoline Sales (PopSci)