Una mujer dedicada a la construcción en tierra

La construcción es un trabajo eminentemente masculino, al menos en Chile. Su Stensel se dedica a la construcción con tierra y se ha hecho de un nombre entre tanta testosterona.

“Aprendí con la pala, el balde y el barro”, así me dijo Su Stensel, una mujer joven, luchadora y concreta, dedicada a la construcción en tierra. Ha formado un colectivo de construcción en Tierra, llamado “Vernaculart”  junto a su pareja, Diego Cordua, quien es un artista en su área, ceramista, carpintero y constructor, dedicado al estudio de la construcción en tierra.

Quise entrevistar a Su, ya que como mujer, me parece que es un gran logro poder ingresar en este ambiente de la construcción.

Mi intensión es poder demostrar que la construcción, sobre todo la construcción milenaria, no sólo está en manos de los hombres, sino una celebración que toda la familia debe compartir.

Nuestra casa es nuestro hogar, donde comenzamos cada mañana un nuevo día, y si nos conectamos con la tierra, nuestro caminar será más liviano.

Veo Verde: ¿Cómo comenzó tu interés en construir en Tierra?

Su Stensel: Yo creo que comenzó con una inquietud sobre los materiales de construcción que se utilizaban en la casa donde yo vivía con mis padres en Wisconsin, EEUU.  Comencé a cuestionarme cómo estaban hechos estos materiales y qué efecto tenían en mi salud y el medio ambiente. Eso dio paso a darme cuenta de que las construcciones que yo conocía desde mi niñez (cemento, internit, ladrillo) era posible construirlas con materiales que están bajo mis pies. Aptos para autoconstrucción y sano para la salud.

También junto con este proceso de cuestionamiento quería profundizar mis propios conocimientos de sobrevivencia, saber  cómo construir mi casa, cultivar mi huerta, cuidar abejas, las cosas básicas del ser humano, que encuentro que es esencial. En ese momento de mi vida, estaba aprendiendo muchísimas cosas, como cómo usar la compu, políticas del mundo (que eran mis estudios), y eso no era de sobrevivencia básica del ser humano, no podría sobrevivir con esos conocimientos.

VV: ¿Cómo ha sido tu inserción como mujer en este mundo de la construcción en tierra?

SS: Ha sido difícil. En el mundo occidental la construcción está vista como algo masculino. La gente no te cree, no te pesca. Es algo nuevo y toma el tiempo para que la gente se abra y tome enserio este tipo de construcciones implementadas por una mujer. Pero he logrado hacer mi propia casa en barro y conseguir trabajos en mi rubro. Eso muestra que sí es posible.

Un tercio de las habitantes del mundo viven en vivienda de tierra cruda y la mayoría de esas viviendas las han construido o han participado mujeres. Eso es una gran inspiración y me siento apoyada por esas mujeres.

VV: ¿Y con respecto a construir en tierra para una mujer?

SS: ¡Lo bueno es que se puede! Uno cuando piensa en construcción siempre piensa en cortar, preparar cemento, peligro, trabajo pesado, etc. Pero construir en barro te da empoderamiento. Es algo que una mujer puede perfectamente realizar, son cosas livianas, fórmulas simples no tan técnicas y podemos plasmar nuestra creatividad.

También en mi recorrido del mundo en este estudio sobre construcción en Tierra, he visto mujeres de todas la edades construyendo en barro, me demuestra que es una actividad que se puede hacer en familia y convierte la construcción en una celebración en la cual todos pueden participar.

VV: ¿Dónde  y cómo aprendiste a construir en barro?

SS: Aprendí haciendo con este oficio y muchos otros. El hacer es la verdadera forma de aprender.  Entonces aprendí con la pala, el balde y el barro. Busqué espacios en donde podría practicar, empezando en Carolina del Norte, EEUU cerca de donde estaba viviendo. Después de esa experiencia me di cuenta de que habían muchas oportunidades en el mundo y decidí hacer un proyecto con una amiga gringa y su colectivo de construcción en tierra: Kleiwerks en Argentina, San Luis. Ahí comencé a viajar.

Esto se juntó con mi título de relaciones internacionales y aproveché de ponerlo en práctica. Quería conocer más del mundo latino que siempre me ha llamado la atención. Con este proyecto, se me abrieron las puertas a nuevos contactos. Estuve trabajando como albañil y como profe en la finca El Peregrino en Mendoza, en el CIDEP del Bolsón y en distintas oportunidades en casas privadas. Una vez que entras en el mundo, vas consiguiendo peguitas y fui tomando experiencia en diversas técnicas: reciclaje, fardos de paja, bloques alivianado, quincha, estucos etc.

Después en el año 2007 Gernot Minke, un alemán que ha hecho muchas investigaciones y estudios sobre construcción en tierra cruda, Impartió un curso de construcción en tierra cruda en Uruguay. Coincidió en mi vida en el momento preciso. Era el momento de salir del Bolsón, Argentina para expandir mi trabajo en otros lugares, así que fui. Fue una gran experiencia,  me dio la  confianza en mi conocimiento y me dio las fuerzas para comenzar con mi colectivo Vernaculart en Chile, junto a mi pareja.

VV: ¿Por qué Chile?

SS: Porque mi pareja Diego Cordua es chileno y él también es constructor en tierra. Maduramos juntos la idea de crear un colectivo y llegar a Chile a un lugar donde estén nuestros amigos y conocidos y comenzar este proyecto. Él ya conocía Chile, conocía el clima y la tierra de la quinta región y conocía la gente con interés en nuestro trabajo.

VV: ¿Qué podrías decirle a quienes tienen miedo y desvalorizan el barro en la construcción?

SS: Creo que el miedo vienen de falta de información porque las casas de tierra que se han caído son de la técnica española del adobe; un ladrillo de tierra secada al sol, el cual muchas veces no usa estructura de madera, o se han intervenido en su diseño. Nosotros construimos con otras técnicas vernaculares: el entramado o su versión contemporánea la quincha. Estas técnicas ocupan estructuras de madera y permite que la construcción esté toda unida, evitando que se caiga para un terremoto.

VV: ¿ Qué es lo que más te gusta del barro ?

SS: Tiene una propiedad aglutinante y puedes estucar diversas superficies y crear distintas formas. Abre un mundo de creatividad. Además es comestible. Verdaderamente me gusta todo y podría hablar mucho rato de todas sus ventajas. Pero algo muy importante para mí es que abre la posibilidad a otro tipo de mundo, uno de armonía y eso empieza con un descentralizado del poder. Hoy en día vivimos un mundo con los poderes muy mal distribuidos, existen transnacionales, grandes corporaciones, pero yo creo en el poder de la gente, de cada uno de nosotros. Como sociedad necesitamos hacer un cambio del paradigma.  Me gusta como dice Gandhi: ”hay que ser el cambio que uno quiere en el mundo”. Me inspira vivir y trabajar de una forma en armonía con la  naturaleza.

VV: Construyes casas, pero también impartes talleres y cursos. Cuéntanos sobre esto.

SS: El conocimiento es de todos, que sea de todos entonces. Tengo la capacidad de enseñar lo que he aprendido durante tantos años, y poder rescatar las mejores técnicas, las que más sentido me hacen y las más fácil de aprender.

Creo que todo aquel que quiere tener el conocimiento, lo debe tener. Hay gente que tiene dinero y quieren que les haga un trabajo y hay quiénes quieren construir con sus propias manos. Yo apoyo esas iniciativas capacitándolos en los talleres de dos días que impartimos junto al colectivo Vernaculart.

VV: ¿En este taller de dos días la gente puede tener el conocimiento necesario para aplicar la tierra como material?

SS: Sí, por supuesto. Vengo cuatro años dando un modulo de taller de 2 días y veo la respuesta de la gente. He visto fotos e historias, de alumnos que me vienen a ver y me muestran sus casas, o alguna construcción que han hecho luego del  taller de construcción en tierra y eso me da la confianza de que este taller de dos días logra su objetivo. Son personas que no tienen un oficio de construcción y lo pueden hacer. Si uno viene con la disposición, logrará su objetivo, ya sea hacer un muro, un baño o una casa. O quizás simplemente vienen a mirar, a entender nuevos conceptos, conocer nueva gente, nuevos amigos, y a darse cuenta que si se puede.

Próximo Curso de construcción en tierra

Si quieres conocer más sobre el curso de construcción en tierra que Su Stensel junto a su pareja Diego Cordua imparten, puedes ingresar al siguiente link.