Minimalismo como respuesta al consumismo

Esta tendencia tiene como fin centrarse en lo más importante, conservarlo y deshacerse de todo lo que está de más para tener más libertad y poder alcanzar la felicidad.

El minimalismo es una tendencia en auge, ya que apela a un estilo de vida que tiene como máxima “mientras menos tengas y hagas, más libre te sentirás”.

No se trata de donar todo lo que nos pertenece ni de convertirse en hippies sin pertenencias y sin horarios, sino que en tomar las riendas de nuestras vidas y preocuparse sólo de lo importante y desechar todo lo que esté de más para alcanzar la felicidad. Es una respuesta al excesivo consumo de la época, que de a poco se ha ido transformando en acumulación.

Si bien el minimalismo nació en la arquitectura ha influenciado a otras áreas como la cocina, arte, música, decoración, transformándolo en un estilo de vida que apela al consumo responsable y a la sustentabilidad. Otra de las máximas del movimiento es “vives con menos, pero sólo con lo mejor” lo que llama a invertir sólo en productos de calidad que puedan durar años sin tener que ser cambiados y así evitar el consumo per se.

Everyday minimalist escribió algo así como los fundamentos del minimalismo en donde explica que “mientras menos dinero gastemos más dinero ahorramos, por lo que podemos vivir más tiempo en paz y seguridad financiera. La paz y la seguridad financiera son producto de poseer menos, lo que se traduce en menos cosas que cargar, mover o con las cuales tener que viajar. Menos responsabilidad material lleva a menos mantenimiento y más tiempo, lo que significa estar más relajado y menos preocupados. Menor preocupación significa no darle tanto espacio a la imagen y darle más importancia a los momentos y los recuerdos. Si nos preocupamos de esto seremos más felices con menos y no nos preocuparemos de tener más de lo que necesitamos, lo que nos da libertad y felicidad”.

El primer paso al minimalismo es mirar a nuestro alrededor e identificar objetivamente lo que está de más, por ejemplo lo que esté roto y manchado, fuera de funcionamiento y sin posibilidades de volver a la vida. Lo ideal es comenzar por un pequeño espacio y en la medida en que se va limpiando ir reconociendo las características positivas del proceso. Por ejemplo los libros, cuántos miles de árboles se gastan en producirlos y hay que ser sinceros, la mayoría de las veces son un adorno o un chiche para mostrar en reuniones en la casa. La solución -para los que realmente gustan leer- a este problema es la lectura o descarga online. Para los más románticos hacerse de una membresía en una biblioteca es una gran idea y así se deja espacio libre sin tener que dejar de lado el gusto personal por el papel. Finalmente es mucho mejor invertir en un laptop que en un ordenador de escritorio, porque ocupan menos espacio y necesitan menos energía.

Para la cocina el asunto es más complicado, ya que de por sí son lugares de acumulación hasta en los hogares más organizados. Uno de los grandes problemas son las bolsas plásticas, en promedio cada chileno utiliza 200 al año, lo que genera un gran problema no sólo de acumulación, sino que de basura. Hay que comprar bolsas reutilizables y no olvidar llevarlas al ir al supermercado o a alguna tienda. Ahora, en cuanto al agua la tendencia es comprar purificadores más que comprar agua embotellada y acumular botellas plásticas en casa. Con las servilletas y toallas de papel es lo mismo, es mejor gastar un poco más en productos de tela que al estar sucios puedan ser simplemente puestos en la lavadora para un próximo uso. Para los snacks en vez de invertir en comida chatarra y llenar las estanterías, es bueno preferir frutas y verduras frescas que son saludables y además biodegradables.

Con el closet se produce una historia más dramática, al menos para las mujeres. Para optimizar el guardarropa hay que primero deshacerse de todo lo que no se ha ocupado hace mucho tiempo: modas pasadas, ropa de tallas pequeñas en las que se espera entrar, prendas machadas, rotas y en mal estado. Para tener sólo lo absolutamente necesario hay que estar consciente del tipo de cuerpo que se tiene y de la paleta de colores más favorable, de esta forma forma sólo se conservaran prendas sentadoras y de calidad. La moda es sólo pasajera y muchas personas están más preocupadas de la publicidad que de lo que realmente quieren, necesitan y les sienta.

Por último, los invito a hacer un pequeño experimento, muy minimalistamente extremista pero interesante al fin y al cabo. The Burning House Project se llama la alocada propuesta que nos pone en la siguiente situación hipotética: tu casa se está quemando y de pronto te ves obligado a escoger entre todas tus pertenencias. ¿Cuáles son las más importantes para ti? ¿las prácticas? ¿aquellas que tienen valor sentimental?

Fuentes: 18 Simple Ways to Declutter Your Home by Going Green (The Daily Green)

Reemplazo bolsas plásticas por bolsas reutilizables