Un esfuerzo contra la deforestación en Venezuela

China, los Estados Unidos, India, Vietnam y Turquía son los cinco países con mayor aumento de áreas boscosas en los últimos diez años. Ningún país latinoamericano se ubica entre los primeros diez de esta lista.

La destrucción de bosques en Venezuela actualmente presenta cifras alarmantes. Venezuela es de las 20 naciones con mayor biodiversidad en el mundo y la mayor parte se concentra en los bosques naturales del país. De 1990 al 2010 sus bosques se redujeron un 11.1% lo que significa que sólo un 40% del territorio permanece cubierto por zonas boscosas ubicadas en su mayoría en los estados Bolívar y Amazonas.

Según la Organización de agricultura y alimentación de las naciones unidas (Siglas en inglés: FAO), Venezuela es el décimo país que más deforesta en el mundo con un promedio de 288 mil hectáreas/año. Fue añadida a la lista de países con mayor pérdida neta anual de bosques en los últimos diez años (2010). Los tres primeros países con mayor pérdida son Brasil (2,642 millones de hectáreas/año), Australia (562 mil hectáreas/año) e Indonesia (498 mil hectáreas/año). Bolivia es otro país latinoamericano aumentó sus tasas de deforestación.

Por otro lado, China, los Estados Unidos, India, Vietnam y Turquía son los cinco países con mayor aumento de áreas boscosas en los últimos diez años. Ningún país latinoamericano se ubica entre los primeros diez de esta lista.

En Caracas existen  pequeñas organizaciones sin fines de lucro que impulsadas por el más puro amor a la naturaleza logran contrarrestar minúsculamente los daños al medio ambiente. “Sadarbol“, (Sociedad amigos del árbol) es una de estas organizaciones; operan desde 1984 concentrándose en hacer ecología urbana a través de la arborización de espacios públicos. Producen árboles aptos para las condiciones de ciudad y tienen capacidad de reproducir más de 2000 árboles al año. Junto a ellos participan jóvenes estudiantes de distintas casas de estudio del país que contribuyen con reforestación de zonas del ávila, limpieza de playas y ríos, entre otras cosas.

Si bien grupos pequeños como Sadarbol realizan una labor admirable, la verdad es que el trabajo de unas pocas instituciones independientes no es suficiente para compensar las pérdidas por deforestación del país. El estado debe garantizar, entre un montón de cosas, la preservación de nuestros bosques por todo lo que a ellos es inherente. Venezuela está dentro de los 10 países con mayor área boscosa en protección de agua y tierra según datos de la FAO (2010), si los Venezolanos junto con su administración actual, no somos capaces de garantizar la disminución de la deforestación es incierto cuánto tiempo más podremos seguir habitando este planeta sin repercusiones severas.

Cuidado, esto evidentemente aplica para todas las ciudades y países del mundo. Cada quién debería ser responsable de sus adyacencias, pero al final el planeta es uno solo y de todos. ¿O es que acaso alguien cree que si Brasil arrasa con la selva amazónica los únicos afectados serían ellos?

FAO reporte completo