Frutas en la dieta: cuáles preferir y las que es mejor comer con moderación

A la hora de perder peso, es ineludible tomar más frutas y verduras, unos alimentos llenos de nutrientes y vitaminas para nuestro cuerpo que, en general, no suelen engordar. Pero como todo, también tienen sus excepciones.

 

Imagen foto_0000002320121123111207.jpg

Aunque hayamos oído eso de que podemos comer tantas frutas como queramos, conviene conocer cuántas calorías estamos ingiriendo con determinadas frutas.

Las frutillas, moras, arándanos y frambuesas son las frutas que menos engordan en cualquier caso y que, además, aportan una gran cantidad de antioxidantes y vitaminas, al igual que las cerezas. Sin embargo, estas últimas tienen una pequeña cantidad de azúcar que puede no resultar muy beneficiosa para una dieta estricta.

Las manzanas y las peras, por su parte, contienen una gran cantidad de fibra y son además muy bajas en azúcar, aunque sus antioxidantes no son muy envidiables, lo mismo que sucede con los higos. Los duraznos y damascos son también una buena opción en tanto aportan un buen valor nutricional, además de fibra y vitamina C.

Estas y otras frutas, de hecho, no superan las 50 calorías, por lo que pueden ser una opción interesante en cualquier momento del día: una taza de cerezas o guindas, una ciruela, un damasco o melón, un durazno o nectarina, 100 gramos de frutillas o de nísperos, 200 gramos de sandía, una naranja, una manzana, una mandarina, un kiwi, un higo o un mango.

Esta última, sin embargo, forma parte de la lista de frutas más dulces, lo que, como ya podremos imaginar, lo son porque contienen una mayor cantidad de azúcar, lo que hace que engorden más. Es el caso de frutas tropicales como el mango, la papaya, el melón y la piña. Esta última es probablemente de las que más azúcar contiene, pero tiene también muchísimos nutrientes.

Sigue > >