Microgimnasia: cómo hacer poco ejercicio y obtener resultados fabulosos

Para estar en forma, adelgazar, mejorar la salud y la memoria, no hace falta “matarse” en el gimnasio durante horas. Con sesiones breves, incluso de unos pocos minutos por día, pero más intensas, se pueden obtener los mismos beneficios

 

 

Imagen foto_0000002220121115185521.jpg
Imagen: Getty 

¿No te sobra un solo minuto para dedicarlo a otra cosa que no sea trabajar, mantener la casa y resolver infinidad de problemas cotidianos? ¿Tu ritmo y estilo de vida te impiden dedicar un día y hora fijos a la gimnasia o el deporte? ¿Te sientes abrumada con solo pensar en largas sesiones de entrenamiento y esfuerzo físico?

 

¡No hay problema! Incluso aunque estos impedimentos no tengan solución, algo que hay que analizar para ver si es cierto antes de "tirar la toalla" y decir "no puedo" o "me es imposible hacer ejercicio", pues existe una opción eficaz y entretenida: efectuar sesiones breves y concentradas de actividad física.

 

"En materia de gimnasia 'poco puede ser mucho' si se hace a conciencia. Esto puede comprobarse al practicar el ejercicio más fácil, natural y económico de todos: caminar", señala el entrenador deportivo y atlético Antonio Gallardo del Río.

 

Para este veterano maratoniano y organizador de competiciones deportivas universitarias, "en lugar de esperar a disponer de media hora libre para caminar, hay que repartir el tiempo de caminata en pequeñas partes".

 

"La idea es dividir el paseo de 30 minutos, recomendado por los expertos, en tres excursiones de diez minutos, en seis escapadas de 5 minutos o, incluso, en 15 paseíllos de 2 minutos cada uno. Se queman prácticamente las mismas calorías ejercitándose una sola vez que en varias minisesiones", explica Gallardo.

 

Además, según este entrenador "cumplir el objetivo de caminar al menos media hora con intensidad moderada, cinco o más días a la semana, no es difícil, si se analiza en qué momentos de la jornada se puede sustituir la inactividad por actividad y cómo mantenerse activo de formas que no han sido planificadas".

 

Según Gallardo "pueden aprovecharse los tiempos de espera, por ejemplo antes de que comience la película en el cine, mientras llega el bus o va de compras…, para caminar, o subir las escaleras de la casa, o pasar la aspiradora en vez de permanecer sentado, mientras pasan publicidad en la televisión. Cualquier paseo es mejor que ninguno".

 

Sigue en página 2…