Propuesta 37 rechazada: Transgénicos no tendrán etiquetado

En el estado de California, como en el resto del mundo, seguiremos manteniendo en el misterio de qué nos alimentamos.

Junto con la vibrante elección presidencial estadounidense, diversas propuestas fueron votadas. Una de ellas fue la 37 en California que exigía la información, en lenguaje sencillo, para saber si los alimentos se manipularon genéticamente, en todas las etiquetas de los alimentos. Una política completamente sencilla, más si los productos son seguros como afirman compañías como Monsanto por medio de sus estudios científicos y miradas entendidas que los defienden a los transgénicos como un aporte en “sustentabilidad”.

Pero, pese a todo lo buenos que dicen que son, esta propuesta fue rechazada con un 53% contra un 47% según las cifras dadas por el centro de cómputos del gobierno de EE.UU lo que conlleva a que el agronegocio tenga el monopolio de la información, además de la potestad sobre la semilla, que siendo privatizada concentra el mercado en manos de transnacionales que reducen la aplicabilidad de la soberanía alimentaria.

Para el periodista y Best Seller sobre la alimentación como “In Defense of Food: An Eater’s Manifesto, Michael Pollan, afirma que esta votación demuestra que “con empresas como Monsanto incidiendo en el Congreso y en las legislaturas estatales, hay peligro de caer en un sistema alimentario clasista, donde sólo aquellos que tengan dinero suficiente para vivir fuera de la industria alimenticia podrán tener acceso a una alimentación saludable”.

propuesta37.jpg

Plataformas como Yo no quiero Transgénicos  colocaron en su página una infografía donde se dan a conocer las empresas que apoyaron la iniciativa, y las cuales la rechazaron realizando un fuerte lobby en donde hubo un fuerte gasto monetario que puede verse en la forma de donaciones o contribuciones transparentadas y de dominio público en Los Angeles Times.

infografc3ada.jpg