Cómo se contagian los cachorros con los bostezos

Los perros cogen los bostezos de los seres humanos, pero sólo si no son demasiado jóvenes, señala nuevo estudio.

Los perros se contagian de los bostezos al igual que las personas, babuinos y chimpancés y pueden ser utilizados como una medida de la empatía. Pero este es un comportamiento que se aprende justo cuando se deja de ser un cachorro joven. Al igual que las personas, los perros jóvenes muestran una tendencia en aumento para contraer los bostezos y esta investigación es la primera que se preocupa de los bostezos-en-un-organismo-joven de una especie distinta a la humana.

Un nuevo estudio de la Universidad de Lund en Suecia tuvo a Elainie Alenkær Madsen y Tomas Persson abrazando y acariciando a 35 perros daneses de entre cuatro y 14 meses. Luego de esta rutina, bostezaron frente a ellos o simularon documentando la respuesta de los animales.

Así se dieron cuenta que los cachorros menores de siete meses no hacían nada. También descubrieron que alrededor de la mitad de los perros que bostezaron se cansaron, con algunos tan somnolientos que el investigador debía evitar que cayeran dormidos. Esto encaja con la vía del desarrollo de los seres humanos, señalan los investigadores. Los niños comienzan a demostrar bostezos contagiosos -mostrando así empatía- en torno a los cuatro años de edad, cuando se desarrollan las habilidades cognitvas como la identificación de los estados emocionales de los demás.

Según los científicos, los bostezos de un perrito reflejan un patrón general de desarrollo, común a los seres humanos y otros animales. La empatía afectiva es algo que se desarrolla de manera lenta en la juventud temprana, indican.

Puedes leer el estudio, publicado en Animal Cognition, en el siguiente enlace.

Fuente: Puppies Only Pick Up Yawns When They’re Old Enough To Understand Empathy (PopSci)