Los parques eólicos causarían apocalípticas enfermedades

Las turbinas Hilltop han sido acusadas de innumerables males. Pero, ¿qué se esconde tras esas afirmaciones?

Las nuevas tecnologías siempre han atraído “preocupaciones de salud modernas”. Los hornos de microondas, la televisión, las pantallas de ordenador e incluso la telefonía fija no han escapado de esta ansiedad. De manera más reciente, los teléfonos celulares y las torres de transmisión, Wi-Fi y pequeños medidores de electricidad han seguido el ejemplo.

Otro artefacto que ha llamado la atención son las turbinas eólicas. Una rápida revisión de enfermedades producto de la exposición a granjas de viento dejó un total de 50 variadas afecciones. Tras un período más prolongado, la lista subió hasta 198, con varias enfermedades dignas del Antiguo Testamento.

La lista incluye muerte…sí, muchas muertes, cáncer, malformaciones congénitas y varios problemas psiquiátricos. Pero sobre todo incluye problemas de salud comunes, ya sea una localidad con o sin turbinas de viento. Hay informes de pelo canoso, pérdida de energía, perdida de la concentración, aumento de peso y varios problemas relacionados con el envejecimiento.

Simon Chapman, autor de la entrada original en newscientist.com, indica que en sus 35 años de carrera en salud pública, nunca había visto nada tan apocalíptico. Hay varias razones para sospechar que el síndrome de las turbinas eólicas es psicógeno: la propagación comunicacional de una enfermadad propiciada por ciertos intereses anti-viento, a veces con cierta conexión a los combustibles fósiles.

Puedes leer el artículo original en el siguiente enlace para enterarte de todo lo relacionado con esta polémica y rara “enfermedad”.

Fuente: The sickening truth about wind farm syndrome (newscientist.com)