Corte Suprema de EE.UU se pronunciará sobre patentes Monsanto

El Tribunal Supremo estadounidense se encuentra sopesando las patentes de soja y comprometiéndose a escuchar la apelación de un agricultor del condado de Knox respecto a un fallo que le ordenó pagar 84.456 dólares por daños y costos a Monsanto el año 2009.

Imagina un acuerdo de licencia para la compra de semillas que te permita utilizarlas sólo una vez por temporada, que no te permita revenderlas para siembra y la imposibilidad de su uso en investigaciones asociadas al mejoramiento de cultivos y/o producción de semillas. Esos son en realidad los términos del acuerdo de licencia de la gigante Monsanto por sus Roundup Ready de soja. Esta es la agricultura en la era de los organismos modificados genéticamente (OMG) y las patentes, que en esta ocasión particular se remite a los cultivos de soja resistentes a los herbicidas.

El Tribunal Supremo estadounidense se encuentra sopesando las patentes de soja y comprometiéndose a escuchar la apelación de un agricultor del condado de Knox, Indiana, respecto a un fallo que le ordenó pagar 84.456 dólares por daños y costos a Monsanto el año 2009.

El granjero Vernon Bowman, de 74 años de edad, compró semillas de soja a un distribuidor local de granos -las cuales estaban contaminadas con las semillas patentadas- y plantó 299 hectáreas.

Este caso particular trata de hasta dónde el ciclo comercial de la agricultura llega y si una compañía puede controlar sus patentes, en especial para productos como la soja que fácilmente se autoreplican. Una Corte local, la Corte de Apelaciones e incluso la administración de Obama sostienen que los alcances son prácticamente interminables.

De hecho, el Gobierno norteamericano dijo a la Corte Suprema que los jueces no debían preocuparse por la posibilidad de que este proteccionismo a las patentes perjudique las técnicas agrícolas tradicionales, donde partes de una cosecha se utilizan para producir la siguiente. La administración dijo que que el Congreso “está mejor equipado que este tribunal” en lo que respecta a esas materias (Holy lobby Batman!).

Si se toma en cuenta el punto de vista del agricultor de Knox, el Gobierno argumentó que si “la primera venta de granos de soja Roundup Ready llegaba a extinguir los derechos de Monsanto sobre los granos, la compañía perdía entonces la patente sobre toda la progenie” (y no podemos permitir que eso pase les falto agregar). Monsanto estuvo de acuerdo con la forma de ver las cosa de la administración Obama y dijo que si la Corte tomaba el lado del agricultor, “tal decisión podía condenar todo su modelo de negocios”.

¿Qué opinas?

Fuente: Supreme Court to Rule on Patents for Self-Replicating Products (Wired)