¿Cómo transplantar tus plantitas?

La idea es que durante este proceso se toquen lo menos posible las raíces, pero en el caso de estas lechugas, tenían un tallo muy débil, que podía quebrarse si las tomaba del tallo.

En el artículo anterior hablé sobre cuáles son los beneficios de hacer almácigos y cómo hacerlos. Hoy vamos a aprender qué hacer cuando esas plantitas ya están listas para ser transplantadas…

Aclimatar las plantas

Si nuestras plantas estaban en un ambiente calentito, dentro de un invernadero, lo mejor es comenzar a dejarlas fuera de éste paulatinamente durante unos 3 días. De esta forma aclimataremos a la planta al ambiente externo y tendrá mayor capacidad de sobrevivir.

Cuál es la mejor hora para el transplante:

La mejor hora es en la tarde, cuando el sol no pega fuerte o en días nublados. Así la planta no se marchita y no se estresa tanto en el proceso.

¿Cómo retirar la plantita?

Las fotos detallan cómo saco y separo las plantitas del almaciguero. En este caso, sembré las semillas de lechuga en línea, por lo que se encuentran muy juntas y hay que separarlas manualmente.

Primero reconozco la línea de lechugas y luego con el cuchillo, corto tal cual fuera un queque. Y hago palanca hacia arriba despacito para no dañar las raíces.

trans1.jpg

Una vez fuera, las coloco en un pocillo para transportarlas hasta el lugar donde se transplantará.

trans2.jpg

La idea es que durante este proceso se toquen lo menos posible las raíces, pero en el caso de estas lechugas, tenían un tallo muy débil, que podía quebrarse si las tomaba del tallo.

trans3.jpg

A diferencia  si tuviéramos una planta de zapallo italiano por ejemplo, la cual tendríamos en un macetero separado (sólo una planta de zapallito por maceterito), la forma de transplantarlo sería distinta. Extraeríamos la planta de su maceta poniéndola boca abajo, agarrándola desde la superficie de la tierra y junto a toda su tierra se coloca en un agujero en nuestra cama para luego apretar la tierra a su alrededor y regar con abundancia.

trans4.jpg

Cómo colocarlas en la tierra:

Regar la tierra previamente.  Y luego con una palita pequeña (o un cuchillo, o cuchara de la cocina) se hace un agujero en la cama (lugar preparado para la plantita) . Se introducen las raíces de la planta cuidando que éstas queden derechitas hacia abajo, no dobladas ni hacia arriba ni hacia los lados. Luego cubrimos con tierra cuidando que no se rompan las raíces.

Cuando transplantamos plantitas con raíz desnuda (como el caso de las lechugas) tenemos que regal inmediatamente después, junt al pie de la planta, para que se adhiera la tierra a las raíces.

Ventajas del transplante:

  • Permite germinar las semillas en condiciones vigiladas y proteger las plantitas en sus primeras etapas de desarrollo.
  • Al ser la planta mas grande, al momento del transplante, puede defenderse más de siertos, hongos, parásitos, caracoles, babosas, etc que podrían ser muy dañinos en sus comienzos.  Esta es una de mis grandes razones de por qué hago almácigos! Entre las babosas y los caracoles se muere casi todo lo que siembro directamente.
  • Permiten transplantar a intervalos sucesivos y así podemos tener siempre abundancia!
  • Se evitan fallos germinativos y también permiten seleccionar las mejores plantas para el transplante
  • El período en que las plantas están en la almaciguera nos otorga un mayor margen para trabajar la tierra, abonarla o para alargar la cosecha del momento.
  • Permiten adelantar la producción, ya que cuando las condiciones climáticas ya son las adecuadas para plantar al aire libre, las plantitas ya han desarrollado un cierto período de su ciclo vegetativo, el cual puede ser uno o varios meses.
  • Acortar el tiempo de ocupaci{on de la parcela cultivada
  • El tiempo en que las plantitas permanecen en el semillero nos evitamos las labores de riego

Inconvenientes del transplante:

  • No todo es ventaja en el transplante, porque por más cuidadosos que seamos, siempre es un proceso riesgoso para las plantitas.
  • Hay que ser muuuy cuidadoso con las raíces de las plantitas.
  • Además requiere más trabajo, que si sembraramos directamente. Pero la diferencia es que podemos estar seguros de que la plantita va creciendo y está protegida.
  • Siempre muere alguna que otra plantita, por lo que obliga a replantar. Por eso siempre conviene tener reservas y sembrar más de lo que pensamos utilizar. Si luego sobran, se regala a los vecinos!

¿Te gustaría saber más sobre huertas? te gustaría poder tener la tuya propia?

Ingresa a mi curso de huerta orgánica! no pierdes nada con echarle un vistazo en Nace una Semilla 

http://naceunasemilla.com/curso-de-huerta/