¿Vista cansada por el uso del computador? Prueba con estos ejercicios oculares

Una jornada delante del computador puede ser el mayor enemigo para gozar de una buena vista. Por ello, los oculistas recomeindan ejercicios para calmar los síntomas de la fatiga ocular.

 

Imagen foto_0000002220121011125541.jpg

Alteraciones como vista cansada, ojos secos o dolor de cabeza forman parte de lo se conoce como fatiga ocular, un estado de la visión que, si no se ataja, puede desembocar en picor, escozor e incluso dolor.

Además de contar con una buena iluminación y con una pantalla de computador que no tenga reflejos, también es esencial relajar la vista para que esas molestias no empeoren. De hecho, los oculistas aconsejan descansar y dejar de mirar la pantalla quince minutos cada dos horas, así como llevar a cabo unos sencillos pero efectivos ejercicios para devolver a los ojos su energía.

Pestañear con frecuencia o posar la mirada en un punto situado en el horizonte -si trabajamos junto a una ventana- puede ser una solución simple y rápida. No obstante, si se trabaja en una oficina, donde no existe visión del exterior, hacer ejercicios oculares se vuelve necesario.

– Uno de los más comunes es dar vueltas al globo ocular mirando fijamente hacia arriba, la derecha, abajo y la izquierda para finalizar de nuevo arriba. Este ejercicio, puede realizarse en ambos sentidos.

– Otra técnica de relajación consiste en cerrar los ojos durante dos minutos y posar las manos encima ejerciendo una leve presión sobre las cuencas. Este estado, gracias a la ausencia de luz, es similar al sueño y ayuda a que los músculos de la visión se recuperen más fácilmente, evitando que se froten los ojos, pues en vez de relajar el ojo, lo acciona mediante la fricción. Además, podemos infectar el globo ocular y el lagrimal con las yemas de los dedos si éstos no están limpios.

– Situar un lápiz entre ambos ojos e ir enfocando a medida que lo vamos alejando y acercando a nuestro rostro es otra de las posibles opciones, con la que se fortalece el ojo ayudándole a desenfocar y enfocar rápidamente. Asimismo, este ejercicio puede llevarse a cabo en sus otras modalidades: de derecha a izquierda, con lo que se amplía el campo de visión; y de arriba abajo, para ajustar la vista a la medida de los objetos.

– Sin embargo, si no se dispone de tiempo el mejor método es bostezar, ya que con ello se consigue que llegue más sangre al cerebro y que los ojos estén más irrigados.

Fuente: Bangshowbiz